Después de una larga espera y sin fin de retrasos, por fin, el Falcon Heavy de la empresa aeroespacial SPACEX despegó de la plataforma 39A en Cabo Cañaveral, Florida. Misma plataforma donde se lanzó la misión Apollo 11 con destino a la luna en 1969 y el primer transbordador espacial de la NASA en 1981.

Ahora, el cohete más poderoso del mundo, lleva en su interior un peculiar pasajero. Un descapotable automóvil rojo de la marca Tesla. Este es el primer auto enviado al espacio, en una acción donde la marca aeroespacial pretende demostrar que es posible enviar al espacio más carga a menor costo, satisfaciendo así las necesidades de clientes tan poderosos como la NASA o el Ejército de los Estados Unidos.

El Falcon Heavy mide 70 metros de alto y tiene 27 motores con más de 2500 toneladas de empuje, y es el principio para llevar al hombre a marte y así comenzar su colonización.

Una de las preocupaciones que se tenían, era que el Falcon Heavy no pudiera ni siquiera partir de la plataforma de despegue y destruyera la estructura en mil pedazos, algo que afortunadamente para el proyecto no ocurrió, poniéndose así a la cabeza en la nueva carrera espacial.

Oscar Morales // Twitter: @Oscar_MMorales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *