Pero su realidad cambió completamente gracias a una organización. Dejaron de gritarles “monos”.

Cuando eran más pequeños, los hermanos Ashfaq y Mushtaq Khan, se escondían detrás de las paredes de su pueblo natal Madhya Pradesh, para escapar de las burlas y crueles miradas de los demás.

Es que una enfermedad genética los arrastró hasta el más triste ostracismo. Al parecer el rostro de estos dos niños no es del gusto de sus vecinos de su remota aldea, sus afilados dientes y cabello los ahuyenta.

Los niños de 11 y 8 años sufren de displasia ectodérmica hipohidrótica (DEH), que reduce la capacidad de sudar, causa pérdida de dientes y hace que el cabello se adelgace.

Sin embargo, una ONG local lanzó una campaña que buscaba concientizar acerca de la situación de los jóvenes y ayudar a la población a comprender su condición. Esta iniciativa logró un cambio notable.

Conmovedoras fotografías muestran como los hermanos han sido aceptados como parte de la comunidad. Juegan con sus vecinos, sonríen sin vergüenza y los lugareños ya no los miran como entes extraños, prefieren mirarlos con amor.

 

A pesar de que ya no los miran con rechazo, a los hermanos les gustaría optar a un tratamiento médico, pero no tienen el dinero suficiente para lograrlo.

Su madre dijo a Daily Mail que: “Somos muy pobres, ni siquiera tenemos comodidades básicas como una nevera, un ventilador y un refrigerador. La temperatura de los niños sube muy pronto debido a su enfermedad, así que les echan agua sobre la cabeza cada media hora “.

Debido a que la familia no tiene fondos para pagar el tratamiento, y viven en la remota aldea de Madhya Pradesh, donde no existen centros médicos especializados, su médico, Mukesh, advirtió que su condición podría empeorar.“Sus padres esperan un milagro para sus hijos, también esperan que alguien pueda ayudarlos”, dijo.

Más historias fascinantes en www.gaia.com/jaimemaussan

LEAVE A REPLY

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre