Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

 

 

  

Ígor Komarov director de la entidad espacial rusa, ‘Roscosmos’ declaró que Moscú cuenta con la ampliación  de la cooperación con Washington en la esfera del espacio.

También recordó  que la cooperación en torno a la Estación Espacial Internacional (EEI) se mantuvo de modo tradicional durante todas las administraciones estadounidenses.

Moscú ya esta trabajando junto con Washington para establecer las causas del accidente del carguero espacial Progress MS-04, encargado de llevar a la EEI  más de 2,5 toneladas de carga y que tuvo un fallo el pasado 1 de diciembre.

Komarov añadió que ambas partes también trabajan en establecer las causas del siniestro carguero, además de señalar que Roscosmos desarrolló un programa especial para incrementar la calidad de montaje de los cohetes portadores de Soyuz.

Publicado en Ciencia y Tecnología

La corporación estatal espacial rusa Roscosmos está trabajando en el proyecto de un barrendero espacial que "soplará" la basura espacial con la corriente de sus propulsores, informó el periódico Izvestia, citando al director general de TsNIIMash, Oleg Gorshkov.

"La idea es original: la nave cuenta con propulsores iónicos en sus extremos contrarios; el satélite se acerca a la nave espacial fuera de uso y activa sus motores a la misma potencia en ambos lados, debido a ello, el chorro que sale de uno de los propulsores desplaza de la órbita el objeto en desuso", explicó el funcionario.

 Tras esta maniobra, el equipo desechado "pierde paulatinamente su velocidad y se sale de la órbita".

"Con qué fuerza es necesario 'soplar' con el chorro de iones, depende de la potencia del propulsor; las valoraciones muestran que si tenemos un motor con una potencia de casi 5 kilovatios, el tiempo de expulsión del un satélite-diana rondaría los 15 días, en dependencia de su masa y dimensiones", añade el experto.

La vigencia del tema es tan alta que las medidas para buscar una solución pronto tendrán que ser tomadas a nivel internacional. Según datos del sistema automatizado de avisto sobre situaciones de peligro en el espacio, a mediados de 2016 en las órbitas terrestres habían alrededor de 17.800 objetos grandes, de más de 10 centímetros, y la mayor cantidad de esta "basura" se debe a Rusia, EEUU y China.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Ciencia y Tecnología

Una nave rusa Progress (MS-04) se desintegró en el espacio poco después de despegar rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI).

La agencia espacial rusa Roscosmos perdió contacto con ella "a los seis minutos de su lanzamiento", a bordo de un cohete Soyuz-U desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán), y anunció que había caído en una zona montañosa de la República de Tuvá, en la frontera con Mongolia.

Estaba previsto que su viaje durara dos días y llevaba a bordo más de 2,4 toneladas de suministros, incluyendo agua, alimentos, equipos técnicos, médicos y de higiene y carburantes para los astronautas y cosmonautas del laboratorio espacial.

También transportaba un invernadero para cultivar pimientos en el espacio, un nuevo traje con regulación térmica automática y frutas para las fiestas navideñas, anunció la agencia de noticias Sputnik.

Sin embargo, cuando alcanzó una altura de 190 kilómetros, Roscosmos dejó de recibir datos telemétricos sobre la nave no tripulada, la cual se fragmentó en varios pedazos que se desintegraron al entrar en contacto con la atmósfera.

Ya esta programada otra misión con suministros en apenas unos días, el próximo 9 de diciembre, en este caso en un vehículo japonés HTV que llevará experimentos, provisiones y baterías al complejo espacial. Tanto el organismo ruso como la agencia espacial estadounidense (NASA) aseguraron que el accidente no influirá negativamente en el el funcionamiento de la EEI o en la vida de sus integrantes.

"Nuestros astronautas y los cosmonautas rusos están a salvo en la estación", dijo un vocero de la NASA en un comunicado. "Los suministros a bordo de la EEI están en buenos niveles", explicó. Pero este accidente probablemente tenga repercusiones en las actividades espaciales de Rusia.

 

Publicado en Ciencia y Tecnología

 Una nave rusa Progress (MS-04) se desintegró en el espacio poco después de despegar rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) este jueves 1 de diciembre a las 17:52 hora de Moscú. La agencia espacial rusa Roscosmos perdió contacto con ella "a los seis minutos de su lanzamiento", a bordo de un cohete Soyuz-U desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán), y anunció que había caído en una zona montañosa de la República de Tuvá, en la frontera con Mongolia.

Estaba previsto que su viaje durara dos días y llevaba a bordo más de 2,4 toneladas de suministros, incluyendo agua, alimentos, equipos técnicos, médicos y de higiene y carburantes para los astronautas y cosmonautas del laboratorio espacial.

También transportaba un invernadero para cultivar pimientos en el espacio, un nuevo traje con regulación térmica automática y frutas para las fiestas navideñas.

El astronauta francés Thomas Pesquet en noviembre de 2016 en una conexión con París.

Sin embargo, cuando alcanzó una altura de 190 kilómetros, Roscosmos dejó de recibir datos telemétricos sobre la nave no tripulada, la cual se fragmentó en varios pedazos que se desintegraron al entrar en contacto con la atmósfera. Ya esta programada otra misión con suministros en apenas unos días, el próximo 9 de diciembre, en este caso en un vehículo japonés HTV que llevará experimentos, provisiones y baterías al complejo espacial.  Tanto el organismo ruso como la agencia espacial estadounidense (NASA) aseguraron que el accidente no influirá negativamente en el el funcionamiento de la EEI o en la vida de sus integrantes.

 

Pero se desvió de su órbita y nunca completó su misión (y todavía no están claros los motivos). El director de la agencia espacial rusa Igor Komarov dijo que no se sabía con claridad cuál era el problema.

Su predecesora, Progress M26M, sufrió fallos técnicos por problemas en los motores y la agencia rusa tuvo que retrasar la misión para que se acoplara a la EEI. Lo lograron al tercer intento. Poco después un cohete ruso Protón-M se estrelló con un satélite mexicano a bordo, MexSat-1. Todos esos incidentes provocaron una importante crisis en el programa espacial de Rusia,que tuvo que suspender todos sus vuelos espaciales durante casi tres meses.

El expresidente ruso Dmitri Medvédev reconoció que esos problemas estaban afectando a la reputación del país. Por el momento, los especialistas de Roscosmos están investigando las fallasde su última nave Progress. Según el organismo, podría haber importantes cambios de personal si se descubre que la causa de la avería fue un error humano.

Publicado en Ciencia y Tecnología