Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

 

 

  

Desde 2008, la demanda de pangolines no ha cesado. De hecho, se estima que en los últimos 10-15 años, más de un millón de estos extraños mamíferos ha sido capturado de forma ilegal en el continente asiático, donde más se consumen, una cifra que se eleva a dos millones según la Environmental Investigation Agency (EIA) y con sede en Londres.

La caza ilegal es la principal amenaza de las ocho especies de pangolines que existen en el mundo (cuatro en Asia y cuatro en África), de los que se vende su carne a precios muy elevados y sus escamas para la medicina tradicional china.

En este país, se mantiene la cuota anual de 25 toneladas, es decir entre 25.000 y 50.000 pangolines criados en cautividad (cada adulto pesa unos cinco kilos y las escamas representan un 20% de su peso), a lo que se une la caza furtiva.

 

Dado el aumento creciente del tráfico ilegal de estos animales, desde septiembre de 2016, se ha incluido a las ocho especies en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Esto implica que los pangolines están amenazados de extinción y no pueden ser comercializados salvo circunstancias excepcionales.

 
(Foto AFP/AFP/GettyImages)

 

Por su parte, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza considera a las especies asiáticas en peligro crítico de extinción o en peligro y a las africanas como vulnerables.

Por esta razón, el pasado 18 de febrero se celebró el Día Mundial del Pangolín. Sin embargo, a pesar de la protección internacional, la persecución ilegal continúa en la actualidad.

 

El mapa muestra los lugares donde más incautaciones de escamas de pangolines se han producido en el mundo en los últimos 16 años. / EIA

Un mapa que rastrea los crímenes 

Un mapa, desarrollado por la EIA a principios de 2016, ha actualizado los datos sobre las capturas de pangolines.

 

Los resultados muestran no solo un descenso de las poblaciones asiáticas debido a las presiones de caza insostenibles, sino también un crecimiento significativo del comercio de estos animales en África, sobre todo por sus escamas en los últimos ocho años.

Muestra de ello, es la incautación en Tanzania en enero de 2017 de unas seis toneladas de escamas destinadas a los mercados asiáticos.

Desde diciembre de 2016, se han confiscado más de 14 toneladas en ese continente, lo que representa aproximadamente a 20.000 individuos capturados.

Esta tendencia se refleja en el mapa interactivo donde se han marcado los registros disponibles de las incautaciones de pangolines en todo el mundo.

La nueva actualización indica que se han producido 113 confiscaciones en los últimos 16 años –39 de ellas en 2016–, entre los que se encontraban 175.000 ejemplares en Asia.

(Foto JEKESAI NJIKIZANA/AFP/Getty Images)

 

Como estas incautaciones no representan más del 10% de lo que realmente se caza, la EIA sugiere que en total se han capturado unos dos millones de pangolines.

Los expertos se muestran especialmente preocupados por el tamaño de las incautaciones tanto en África como en los centros de importación asiáticos, procedentes de Tanzania, Nigeria, Camerún y Uganda.

Desde 2015 se han producido 10 incautaciones de escamas de pangolines, cada una de las cuales de dos toneladas representando a entre 2.000 y 5.000 ejemplares.

La mayor incautación se produjo en Hong Kong, procedente de Nigeria, donde se confiscaron siete toneladas de escamas de este animal, lo que representan a entre 7.000 y 14.000 individuos que fueron etiquetados como “plástico reciclado”.

Para la EIA, el mapa solo muestra una parte del comercio actual de pangolines producido esta última década.

A falta de información para completarlo, el trabajo sí refleja el comercio entre países y señala a los más implicados. La agencia insta a estas naciones a poner fin a esta práctica siguiendo los procedimientos judiciales necesarios.

Publicado en Medio Ambiente

Una cámara logró grabar por primera vez el rugido de apareamiento del leopardo de las nieves, una especie que se creía no podía rugir.

Se creía que estos animales no podían producir ese tipo de sonidos debido a la fisiología de su garganta.

Así lo aseguró a The Siberian Times el presidente de la Fundación Leopardo de las Nieves, Dmitry Medvedev, quien agregó que este video prueba lo contrario, pues “se muestra a un gran macho rugiendo fuertemente en el este de los Montes Sayanes durante la temporada de apareamiento”.

Aunque el video fue filmado en marzo de 2014, hasta hace pocos días fue difundido a través de internet. Se desconocen las razones de ello, pero lo cierto es que tiene un gran valor para los investigadores.

De acuerdo con el portal en mención, este tipo de leopardo es originario de las montañas del sur de Siberia y Asia Central. Los científicos estiman que tan solo quedan 3.920 leopardos de las nieves en el mundo.

                                               

Publicado en Medio Ambiente

Investigadores del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM informaron que el jaguar está en mayor peligro de extinción de lo que se pensaba.

Luego de realizar un estudio, los expertos concluyeron  que en el planeta existen casi 64 mil jaguares y 34 subpoblaciones, desde el norte de México hasta  Argentina, pero 33 están en peligro crítico de desaparecer.

De acuerdo con la investigación, del total de especímenes, 90% (57 mil) están ubicados en la subpoblación de la Amazonía, que abarca regiones de Brasil, Perú, Ecuador y Colombia, y es la única que, por su tamaño, no está considerada en riesgo.

Las subpoblaciones restantes, contienen a 10% de los ejemplares (7 mil) y en México, según esta estimación, hay menos de 4 mil.

Los investigadores consideraron que con la detección de subpoblaciones pequeñas aisladas, con protección deficiente o densidades de poblaciones humanas muy altas, y al precisar la vulnerabilidad de cada una de ellas, será posible determinar las prioridades de conservación para esta irónica especie.

La Union Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), no evaluar a las especies por el total se su población, sino por la situación de cada una de sus poblaciones. La distribución del jaguar disminuyo 40% en México y esta limitada en las áreas más aisladas y de difícil acceso, como en las costas del Pacífico y del Golfo de México, las sierras Madre Occidental y Oriental y el sur-suroeste del país.

Las poblaciones mejor conservados están sobre la península de Yucatán, Oaxaca y Chiapas, con por lo menos 1800 ejemplares, mientras que en Sonora y Sinaloa podrían encontrarse 400; 300 en la costa media del Pacífico, en Nayarit, Jalisco, y Colima, y en Michoacán a Chiapas e 650.

Publicado en Medio Ambiente

Hoy en día en el mundo  existen un buen número de animales en peligro de extinción. Esta circunstancia se debe a varios motivos, casi todos son provocados por el hombre, desde la caza furtiva hasta el cambio climático.

 

Una de las especies amenazadas de forma más inmediata es la de las jirafas. Estos animales se encuentran ya al borde de la extinción. El hábitat natural de las jirafas se encuentra dividido entre varias reservas africanas, en las que comparte espacio con otros animales en peligro de desaparición, como los leones. Allí se mantienen vivas varias decenas de miles de ejemplares, una cifra que puede parecer suficiente pero que no lo es.

Las jirafas se dividen en varias subespecies, cada una de ellas con características particulares. Algunas son tan distintas que tienen mucho valor en sí mismas, como especie individual más que como parte de toda la especie. Algunas de estas variantes tienen menos de 10.000 ejemplares vivos, con el agravante de estar repartidas en varias localizaciones, lo que limita mucho sus posibilidades de reproducirse.

En lo que respecta a la Giraffa camelopardalis (el nombre científico de toda la especie), lo que ha hecho sonar todas las alarmas es la rapidez de su progresiva desaparición. La caza furtiva y sobre todo la reducción de su hábitat natural la ponen en riesgo de extinción inmediato. En los últimos 30 años, el número de jirafas se ha reducido en un 40%, cayendo ya por debajo de los 100.000 miembros en total.

En comparación con los leones o los rinocerontes, las jirafas no tienen un valor especial como trofeo de caza. Aun así, hay cazadores que las matan por deporte, una práctica que es difícil de controlar en países que viven guerras civiles y que son azotados constantemente por milicias armadas.

Publicado en Medio Ambiente

Alguna de los figuras más destacadas de la temporada 2016 de los Crop Circle, son con formas de animales en peligro de extinción.

 

Más información en el siguiente video>> 

 

                 

Publicado en Crop Circles