Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

 

 

  

Las fuertes lluvias que azotan regiones costeras de Perú y Ecuador desde el inicio del 2017 pueden ser indicativas de un fenómeno climático de escala mundial.

En Perú, particularmente en la región norte del país, las inundaciones y deslizamientos generados por las lluvias causaron decenas de muertes y afectaron a decenas de miles de personas. En la costa ecuatoriana, la población vive una situación similar. Desde hace más de dos décadas no se veía un fenómeno climático semejante en las zonas afectadas.

 
Los meteorólogos peruanos han bautizado el fenómeno como 'El Niño Costero', y especialistas de todo el mundo observan la manera en que se desarrolla, "por si se trata de una señal de que se acerca un 'Niño' de escala planetaria". 

Pese a que, actualmente, todavía no se observa un fenómeno climático a nivel planetario, los científicos no descartan la posibilidad de que uno tenga lugar en los próximos meses. "Si el calentamiento en el Pacífico este se mantiene, podría ser precursor de un 'Niño' global", alertó la publicación que aclaró la información.

La probabilidad de que un 'Niño' mundial tenga lugar en los próximos meses es del 40%, de acuerdo con los expertos consultados por el medio británico.

Publicado en Medio Ambiente

Entre septiembre de 2015 y el pasado mes de mayo, se registró la secuencia de meses más cálidos de la historia, mientras que las previsiones para 2016 muestran valores térmicos que no paran de subir.

Se afirma que 2016 se convertirá en el año más cálido de la historia tras siglo y medio de mediciones. Según constatan, el período que comenzó en junio de 2015 y terminó el pasado mayo fue el más caluroso, batiéndose, mes a mes, desde el último septiembre, el récord de temperatura.

 

Según los especialistas, este aumento de las marcas térmicas responde no sólo al fenómeno climático conocido como El Niño, que aumenta la temperatura de la superficie oceánica, sino también al calentamiento global provocado por el hombre.

Frente a esta situación, es necesario cumplir con lo firmado por 195 países en la última Cumbre del Cambio Climático en París. En este sentido, los especialistas advierten que "para reducir los riesgos de los efectos más severos del cambio climático, las emisiones de gases de efecto invernadero se deben reducir sustancialmente".

Publicado en Medio Ambiente

El Niño de este año es ya el más fuerte de los últimos tres lustros y amenaza con convertirse en uno de los más potentes registrados desde 1950. Olas de calor, sequías, inundaciones, incendios, hambrunas... El catálogo destructivo de este fenómeno climático es muy amplio, y su influencia se extiende a la mayor parte del planeta.

 

Más información en el siguiente video>>

 

Publicado en Medio Ambiente

Parece ser que El Niño tiene la culpa de varias situaciones que han ocurrido últimamente ¿pero podría este fenómeno estar empeorando la pandemia del virus del Zika?

La respuesta es que probablemente sí. Ya que los factores meteorológicos juegan un rol importante en determinar el rango de mosquitos Aedes aegypti y qué tanto pueden transmitir el virus.

El Niño, que se caracteriza por calentar el agua del centro y este del Océano Pacífico, conlleva un aumento de temperaturas y patrones de precipitación cambiantes en Sudamérica, lo que puede ayudar a que las poblaciones de mosquitos se reproduzcan.

 

 

 

 

 

El episodio  comenzó a mediados de 2015 y esta catalogado  como el más fuerte del que se tenga registro. Por consiguiente, el impacto de estos eventos es extenso. Las fuertes lluvias a finales del año pasado  creó una atmósfera propicia para que el mosquito se reprodujera.

Naciones Unidas mencionó específicamente que El Niño puede causar un incremento en enfermedades como dengue, chikunguña y zika por la presencia de más mosquitos.

 

Publicado en Salud

El fenómeno de El Niño afectará durante el invierno y la primavera, sobre todo en el oeste, noroeste y centro del país, mientras expertos estiman que será la primera vez que se dé con un derretimiento en el círculo polar Ártico.

 El Niño no necesariamente impactará en el este de Canadá, incluyendo a las provincias marítimas, pero puede reducir la actividad de ciclones tropicales en el océano Atlántico

 Sin embargo, reconoció que el fenómeno de El Niño 2015-2016 será uno de los más fuertes eventos observados en recientes décadas.

 Las mayores influencias de este fenómeno natural se sentirán en el Pacífico ecuatorial durante el invierno boreal

 El Niño podría ser benéfico de alguna forma para Canadá en este invierno, que podría ser suave y seco, aunque recalcó que no hay garantía de ello.

  a pesar de que El Niño es una fuerza poderosa que impactará este invierno, hay otros factores que lo afectarán, como los vientos, los sistemas del Ártico, así como la capa de hielo del norte.

 A pesar de que aún no se pueden estimar los daños que dejará El Niño a su paso por Canadá, los especialistas aseguraron que sus efectos ya se están viendo en lugares como California, con densas precipitaciones de lluvia que están ocasionando deslaves.

 

 

Publicado en Medio Ambiente

El Niño es un fenómeno climático relacionado con el calentamiento del Oceáno Pacífico que ocurre cada dos a siete años y que tuvo su momento más devastador entre 1997 y 1998. Pero la NASA tiene varias razones importantes para creer que el fenómeno actual puede ser tan “grande y poderoso” como lo fue el de aquellos años.

Tan segura se encuentra la NASA que en una de sus publicaciones afirmo: “No importa donde usted viva, sentirá los efectos del fenómeno de El Niño”.

Las 3 principales razones por las que este organismo se mantiene en alerta por ‘El Niño’ son las siguientes:

1. Altas temperaturas: El calentamiento global que actualmente atraviesa el planeta es un factor nuevo que influye en los efectos y la naturaleza del fenómeno de El Niño. Este año en el hemisferio norte se registran temperaturas mucho más altas de lo habitual. En contraste, en México, El Niño parece el responsable de unas inusuales tormentas que han cubierto de nieve el norte del país. Hay nieve en partes de Sonora por primera vez en 33 años.

2. Océanos crecidos: Uno de los principales indicadores de que existe una gruesa capa de agua caliente es la altura muy superior a lo usual en el nivel del océano Pacífico. El agua caliente y tibia que se ha acumulado en la zona es lo que atrae los nubarrones y las tormentas que ya comenzaron a producirse en parte de América Latina, fundamentalmente en países por debajo la línea del Ecuador. 

Fuente

3. No disminuye

El Niño -que ocurre cada dos a siete años- alcanza su momento más agudo a finales de año pero sus efectos se sienten a lo largo de la primavera del hemisferio norte y pueden durar hasta los 12 meses siguientes.

Sin embargo, como señala la NASA, el fenómeno de este año no está mostrando signos de disiparse.

El investigador y analista, William Patzert, señaló que lo más probable es que las consecuencias de El Niño se prolongarán durante la mayor parte del 2016 en forma de inundaciones, epidemias o sequía prolongada. Fundamentalmente en Sudamérica.

Afortunadamente, en la actualidad se cuenta con mayor infraestructura y avances científicos para tomar mejores previsiones ante la llegada de fenómeno.

Publicado en Medio Ambiente

Expertos de la Universidad de Valparaíso advierten que después del fenómeno de El Niño, la reproducción de las arañas de rincón aumentara más de lo normal y, por ende, su población, lo que se pondrá de manifiesto durante los meses de verano, afirma Oliver Schmachtenberg, profesor de dicha Universidad. 

La araña violinista o araña de rincón suele esconderse en grietas y rincones de difícil acceso, de ahí su nombre. Su principal característica es la marca que presentan en la zona dorsal con forma de violín. Se alimentan de cucarachas y polillas y son sensibles a la luz. Muchos las consideran como las más peligrosas arañas del género Loxosceles, ya que su mordedura produce con frecuencia reacciones sistémicas severas e incluso hasta la muerte.

Publicado en Notas Curiosas

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que en México se prevén lluvias superiores al promedio histórico de diciembre de 2015 a febrero de 2016.

 El organismo dependiente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) precisó que dicha situación se presentará en particular en Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Zacatecas, Aguascalientes, San Luís Potosí, Veracruz, Campeche y Yucatán. Estas condiciones son generadas por la influencia del fenómeno de El Niño en su fase fuerte, los frentes fríos y de la afluencia de humedad proveniente del Océano Pacífico.

 Para diciembre, se pronostica una lámina de 27 milímetros (mm) de lluvia, lo que representa 14% arriba del promedio, que es de 23 mm, de acuerdo con la climatología de 1981 a 2010. El superávit de lluvias se pronostica en el norte de Baja California, Aguascalientes, Campeche, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Querétaro, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas. Precipitaciones por debajo del promedio, se prevén en Baja California Sur, Colima, Distrito Federal, Durango, Michoacán y Tabasco.

 Para enero, cuando se registra regularmente un acumulado de lluvias de 25 mm de acuerdo al promedio histórico, se prevén 30 mm, es decir 20% más respecto a la media. Valores de lluvia arriba de lo habitual se esperan en el norte de Baja California, Aguascalientes, Colima, Durango, Zacatecas, Tlaxcala, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Jalisco, Estado de México, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Guerrero, el oriente de Chiapas y las regiones central y oriental de la Península de Yucatán.

El de 2015, es el marzo más lluvioso de todos los marzos del período 1941-2015, con un acumulado de 69.6 mm, lo que significa casi cinco veces el promedio histórico de ese mes, que es de 14.7 mm y superó con 26.5 mm el récord anterior de 43.1, establecido en 1983.

 

Publicado en Medio Ambiente