Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

 

 

  

Desde 2008, la demanda de pangolines no ha cesado. De hecho, se estima que en los últimos 10-15 años, más de un millón de estos extraños mamíferos ha sido capturado de forma ilegal en el continente asiático, donde más se consumen, una cifra que se eleva a dos millones según la Environmental Investigation Agency (EIA) y con sede en Londres.

La caza ilegal es la principal amenaza de las ocho especies de pangolines que existen en el mundo (cuatro en Asia y cuatro en África), de los que se vende su carne a precios muy elevados y sus escamas para la medicina tradicional china.

En este país, se mantiene la cuota anual de 25 toneladas, es decir entre 25.000 y 50.000 pangolines criados en cautividad (cada adulto pesa unos cinco kilos y las escamas representan un 20% de su peso), a lo que se une la caza furtiva.

 

Dado el aumento creciente del tráfico ilegal de estos animales, desde septiembre de 2016, se ha incluido a las ocho especies en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES). Esto implica que los pangolines están amenazados de extinción y no pueden ser comercializados salvo circunstancias excepcionales.

 
(Foto AFP/AFP/GettyImages)

 

Por su parte, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza considera a las especies asiáticas en peligro crítico de extinción o en peligro y a las africanas como vulnerables.

Por esta razón, el pasado 18 de febrero se celebró el Día Mundial del Pangolín. Sin embargo, a pesar de la protección internacional, la persecución ilegal continúa en la actualidad.

 

El mapa muestra los lugares donde más incautaciones de escamas de pangolines se han producido en el mundo en los últimos 16 años. / EIA

Un mapa que rastrea los crímenes 

Un mapa, desarrollado por la EIA a principios de 2016, ha actualizado los datos sobre las capturas de pangolines.

 

Los resultados muestran no solo un descenso de las poblaciones asiáticas debido a las presiones de caza insostenibles, sino también un crecimiento significativo del comercio de estos animales en África, sobre todo por sus escamas en los últimos ocho años.

Muestra de ello, es la incautación en Tanzania en enero de 2017 de unas seis toneladas de escamas destinadas a los mercados asiáticos.

Desde diciembre de 2016, se han confiscado más de 14 toneladas en ese continente, lo que representa aproximadamente a 20.000 individuos capturados.

Esta tendencia se refleja en el mapa interactivo donde se han marcado los registros disponibles de las incautaciones de pangolines en todo el mundo.

La nueva actualización indica que se han producido 113 confiscaciones en los últimos 16 años –39 de ellas en 2016–, entre los que se encontraban 175.000 ejemplares en Asia.

(Foto JEKESAI NJIKIZANA/AFP/Getty Images)

 

Como estas incautaciones no representan más del 10% de lo que realmente se caza, la EIA sugiere que en total se han capturado unos dos millones de pangolines.

Los expertos se muestran especialmente preocupados por el tamaño de las incautaciones tanto en África como en los centros de importación asiáticos, procedentes de Tanzania, Nigeria, Camerún y Uganda.

Desde 2015 se han producido 10 incautaciones de escamas de pangolines, cada una de las cuales de dos toneladas representando a entre 2.000 y 5.000 ejemplares.

La mayor incautación se produjo en Hong Kong, procedente de Nigeria, donde se confiscaron siete toneladas de escamas de este animal, lo que representan a entre 7.000 y 14.000 individuos que fueron etiquetados como “plástico reciclado”.

Para la EIA, el mapa solo muestra una parte del comercio actual de pangolines producido esta última década.

A falta de información para completarlo, el trabajo sí refleja el comercio entre países y señala a los más implicados. La agencia insta a estas naciones a poner fin a esta práctica siguiendo los procedimientos judiciales necesarios.

Publicado en Medio Ambiente

Se revelaron los esperados resultados del Gran Censo de Elefantes: Africa ahora tiene 352.271 elefantes de sabana en 93% del espacio que solían tener. El estudio aéreo cubrió 18 países africanos. En 15 de ellos, donde información existía previamente, 144.000 elefantes fueron víctimas de cazadores de marfil y la destrucción de sus hábitats en menos de una década.

La perdida anual calculada basándose en el estudio es un 8%. Esos son unos 27,000 elefantes asesinados al año.

Los elefantes de bosque, que viven en Africa oeste y central, fueron excluidos del censo porque son casi imposibles de identificar desde el aire. Pero un estudio en terreno del 2012 indica que estos también están altamente amenazados por la caza y la perdida de su hábitat.

 

 

El censo fue financiado por el fundador de Microsoft, Paul G. Allen y tomó tres años.

 

Dirigido por Elephants Without Borders (Elefantes Sin Barreras), organización de Botswana, el estudio fue realizada por un equipo que incluía 90 científicos, seis ONG y dos socios para consejería: La organización keniana Save The Elephants y el African Elephant Specialist Group , formado por expertos en la conservación de elefantes.

El Gran Censo de Elefantes es el estudio más avanzado y completo que se ha hecho del número de elefantes. En 1969, Iain Douglas-Hamilton, un conservacionista veterano y fundador de Save The Elephants realizó el primer intento de censo usando reportes aéreos y cuestionarios. Este censo estimó 1.3 millones de elefantes. Una década después expertos apuntaron que el número estaba alrededor de los 600.000, haciendo notar una crisis de cacería. Desde entonces la trayectoria exacta del número de elefantes ha sido cuestionable.

 
04_elephant_survey.ngsversion.1472670004689.adapt.1900.1

Otras cosas que reveló el estudio fue el movimiento de la cacería.Agregó que la caza es tan intensa que en 10 años podríamos perder 50% de los elefantes que quedan en África.

Este año dos países – Zimbabwe y Namibia – han hecho propuestas a CITES para regularizar la venta de marfil.

En reacción, 26 naciones africanas con poblaciones paquidermas, apoyadas por otros países y numerosas ONG, han hecho propuestas para detener todo comercio de elefantes y sus productos.

 

pexels-photo-58915-large

 

Publicado en Medio Ambiente
Viernes, 05 Agosto 2016 12:21

El mar se está quedando sin tiburones

La caza de tiburones es una actividad que se ha venido practicando recientemente, especialmente por la búsqueda de las famosas aletas de tiburón. Estas aletas son muy apetecidas sobre todo para la famosa "sopa de tiburón".

 

Más información en el siguiente video>>

 

                             

Publicado en Medio Ambiente