Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

 

 

  

Científicos de la UNAM desarrollaron a partir de las semillas de tamarindo una espuma biodegradable que podría sustituir al unicel.

Mientras que el poliestireno expandido tarda cientos de años en biodegradarse, la creación de científico del Instituto de Investigaciones en Materiales, Alfredo Maciel Cerda, y del maestro en Ciencia de la Facultad de Química, Abel Humberto Cortés Arce, entre dos y tres meses porque a la intemperie los hongos y bacterias se las comerían. 

Como resultado, “se generarían agua y dióxido de carbono, pero no lixiviados (líquidos resultantes de un proceso de percolación de un fluido a través de un sólido) que al llegar a los mantos freáticos contaminan las aguas”, aclaró Maciel.

La máxima casa de estudios dio a conocer que México produce 39 mil toneladas de tamarindo al año, y una tercera parte de este fruto son semillas, de las cuales se desechan unas 12 mil toneladas, mientras que en otros países, como la India, se aprovechan como alimento para el ganado.

Las semillas de tamarindo contienen mayoritariamente un polisacárido o polímero hecho de glucosa como los almidones, al que se le injertó químicamente acrilato de etilo, una sustancia que por sí sola es como un hule.

La espuma podría servir para sustituir el poliestireno expandido en la elaboración de vasos y platos desechables, empaques para aparatos electrodomésticos y equipo científico, paneles de anuncios, aislantes térmicos para la construcción, cajas de pescado o neveras, entre otras. Su ventaja es que, una vez desechada, tardará sólo tres meses en biodegradarse en condiciones de humedad del ambiente, destacó la UNAM en un comunicado.

Los universitarios ya disponen de la espuma biodegradable como un producto caracterizado a nivel laboratorio, el siguiente paso es escalar su producción a nivel industrial; con este fin ya diseñan un procedimiento óptimo como tema de tesis de licenciatura del alumno de la Facultad de Química, Ramsés Gutiérrez.

Antes de este proyecto, Maciel Cerda, en colaboración las maestras en Ciencias, Alicia del Real y Daniela Wallander, creó un laminado no espumado al que se le puede dar la forma de productos desechables, como vasos y platos para fiestas, ya protegido con una solicitud de patente.

Igual que la espuma biodegradable, una vez seco, este laminado espumado, moldeado a partir de un medio acuoso, ya no se disuelve en agua, ni con los disolventes comunes como acetona, tolueno, benceno o tíner. 

Otro proyecto que se encuentra en espera son listones para regalo biodegradables con poli (ácido láctico) o con el polisacárido de las semillas de tamarindo; “el objetivo sería determinar cuál de los dos es el que les daría más brillo para que tuvieran un terminado más atractivo”.

Los listones comerciales se hacen con la mezcla de dos polímeros hermanos que no se llevan bien; no se unen en una mezcla homogénea porque no se disuelven en cualquier proporción, por eso a pesar de ser tan brillantes se nota la porosidad. Al producir los listones, estos dos polímeros se funden, se mezclan, se colorean y se estiran o alargan en estado fundido para que queden brillantes, concluyó

Publicado en Medio Ambiente
Viernes, 04 Septiembre 2015 08:59

Por una vida sin plástico

Vivir sin plástico es posible. Está al alcance de todos. Es lo que pensaron los impulsores de Sinplástico, un espacio y tienda online en la que se pueden comprar más de 500 productos de uso cotidiano que no tienen plástico. Su objetivo es que se vaya reduciendo el uso de este material y a la vez ir creando una conciencia ciudadana sobre el problema medioambiental que genera su consumo.

Los tres impulsores de Sinplástico, Marion de la Porte, Javier Barrios y Javier Terrón, llevaban años “militando” en movimientos ecologistas donde el plástico y su contaminación al medio ambiente era un tema permanente. En un momento dado, empezaron a hablar de emprender un proyecto juntos y la experiencia de Javier Barrios en el cuidado de su hijo les dio la clave.

“Queríamos que fuera una tienda donde ofrecer todo tipo de productos sin plástico de uso cotidiano y que también estuviera acompañado de un blog que sirviera para concienciar y sensibilizar sobre el uso y consumo indiscriminado del plástico”.

Hace apenas un año comenzó a funcionar su  tienda online donde ya se pueden encontrar 527 artículos que no tienen plástico: desde  productos de cosmética, menaje de cocina,  envases,  productos para bebés hasta  cepillos de dientes  o cubitos de hielo reutilizables. El plástico dura para siempre, no es biodegradable y tenemos que concienciarnos de que estamos generando enormes cantidades”, afirma uno de los tres impulsores.

De ahí, que lo que ofrecen en Sinplástico sean precisamente productos con materiales biodegradables, naturales, sostenibles y duraderos. “Son además materiales estables que no impregnan lo que tocan como sí hace el plástico”, subraya Del Porte

Realizan envíos a toda España y Europa y dan la opción a los que viven en Bilbao -donde tienen la oficina- de ir a recoger el pedido a su almacén. Forman una cooperativa de trabajo asociado “porque queríamos trabajar en el marco de la economía social y porque esta figura permite una toma de decisiones y participación en condiciones de igualdad

Como recomiendan en su  blog, lo que primero que hay que hacer para empezar a vivir sin plástico es hacer una evaluación de los objetos cotidianos que nos rodean, para ver qué consumimos y comenzar a reducirlo. Y añade: “Solo necesitamos cambiar el chip”.

Publicado en Notas Curiosas
Miércoles, 29 Julio 2015 10:24

Reciclar debe ser prioridad estos días.

Reciclar impide que muchos de nuestros desechos acaben en playas y bosques, ya que debido al tiempo de degradación elevado que tienen, evitamos contaminar durante años el hábitat de animales y vegetales. Sin embargo, ¿sabes exactamente cuanto tarda en degradarse el plástico o el vidrio? ¿y en degradarse el cartón y el papel? Hoy te revelamos el tiempo de descomposición de materiales y productos muy cotidianos

Papel y del cartón: 1 año. Al estar compuesto básicamente por celulosa, no supone un gran problema para la naturaleza, y su tiempo de descomposición es escaso. Además, si el ambiente es lluvioso y se encuentra en la superficie, su biodegradación se acelera. El problema puede residir en las tintas que se emplean, y sobre todo en la tala de árboles necesaria para su fabricación, un hecho nada sostenible

Publicado en Medio Ambiente

Un grupo de alumnos y académicos del Centro Universitario de los Altos desarrolló un bioplástico por medio del mucilago de nopal, material que puede degradarse en un mes; además es comestible y no es dañino para salud.

El proyecto denominado Nopalplastic ganó primer lugar en Proyectos Universitarios de Innovación y Emprendimiento de la Aldea Digital 2015. 

El maestro Jorge Franco, asesor del grupo de estudiantes del CUAltos de la Universidad de Guadalajara , señaló que hasta el momento se han producido prototipos de cucharas y películas plásticas para conservar alimentos, pero la investigación continúa.

                                             

“Actualmente, ya tenemos contacto con dos empresas interesadas en el desarrollo del material”, dijo Franco. Señaló que el Nopalplastic fue presentado en la Aldea Digital por los alumnos Adán Orozco, Abraham Gómez y Víctor Navarro, a quienes se les entregó un reconocimiento.

El Nopalplastic llamó la atención por ser sustentable, de alta calidad y tener precio competitivo, consideró Franco. Mencionó que los estudiantes de las licenciaturas en Negocios Internacionales y en Ingeniería Agroindustrial lograron la difusión de su producto en la aldea.

Agregó que entre sus objetivos a largo plazo son continuar la investigación, con el fin de poder mejorar las características del producto y elaborar prototipos de platos, vasos y cucharas, con el propósito de llevarlos a los sectores comercial e industrial de todo el país.

Fuente: El Financiero

Publicado en Medio Ambiente