RT Vermilion - шаблон joomla Скрипты

 

 

 

En el centro de nuestra galaxia se encuentra Sagitario A*, un agujero negro supermasivo que pesa alrededor de cuatro millones de veces la masa del Sol. Si una estrella se acerca demasiado a este agujero, su gravedad extrema la rompe.

Pero en lugar de dejar a la estrella desintegrarse, Sagitario A* es capaz de acumular sus restos en masas mayores que la del planeta Neptuno, según la investigación presentada en una reunión la Sociedad Astronómica Americana.

 La investigación fue encabezada por Eden Girma de la Universidad de Harvard. Sugiere que este enorme agujero negro podría ser responsable de enviar una cantidad astronómica de estos objetos flotantes de gas comprimido.

"Nuestra galaxia podría ser poblada por cientos de millones de estos fríos fragmentos que son restos directos de las estrellas", explica Girma. Esos cuerpos parecidos a planetas se forman de una manera muy inusual.

Según las simulaciones llevadas a cabo por Girma y su equipo, unos 11.473 cuerpos celestes, más masivos que Neptuno, y a veces más grande que Júpiter, surgieron de las estrellas 'muertas'.

De esos recién nacidos planetoides, alrededor de un 95% fueron arrojados de la galaxia hacia el espacio que separa la Vía Láctea de la siguiente galaxia. Un porcentaje mucho menor se mantuvo ligado a Sagitario A*, destinado a circular de manera eterna alrededor del agujero que había destruido su 'estrella-madre'.


Publicado en Astronomía

A través de la espesa niebla de nuestra propia galaxia, los astrónomos han descubierto una de las estructuras más grandes del universo.

Llamado el supercluster de Vela, el objeto recientemente encontrado es un grupo masivo de varios racimos de galaxias, cada uno conteniendo cientos o miles de galaxias.

 

"No podía creer que una estructura tan importante apareciera así ante nosotros" después de una observación de esa región del espacio", dijo Renée Kraan-Korteweg, un astrofísico de la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

 Kraan-Korteweg y su equipo publicaron su descubrimiento del supercúmulo, llamado así por la constelación Vela, donde se encontró.

Los investigadores estiman que el supercluster de Vela es aproximadamente de la misma masa que el Shapley (aproximadamente 8,600 galaxias), que se encuentra a unos 650 millones de años luz de distancia. Dado que una galaxia típica tiene cerca de 100 mil millones de estrellas, los investigadores estiman que Vela podría contener entre 1.000 y 10.000 billones de estrellas.

Publicado en Astronomía

Un equipo dirigido por Dante Minniti y Rodrigo Contreras Ramos, ambos integrantes de las  mejores universidades de Santiago de Chile, utilizaron observaciones del telescopio de rastreo infrarrojo VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope), como parte del proyecto de la ESO sobre la Vía Láctea para buscar cuidadosamente en la parte central de la galaxia.

Así mediante la observación de la luz infrarroja, menos afectada por el polvo cósmico que la luz visible, y las fantásticas condiciones del Observatorio Paranal de ESO, los científicos han sido capaces de conseguir la visión más clara del corazón de la Vía Láctea jamás vista. Y descubrieron una docena de antiguas estrellas RR Lyrae en el centro de la Vía Láctea previamente desconocidas.

El hallazgo de estas estrellas, tipo de objeto caracterizado por sufrir variaciones cíclicas de brillo y tamaño y que además sirven como guía para medir la distancia en el espacio y puede ofrecernos nueva información acerca del origen de esta longeva zona del cosmos. 

Publicado en Astronomía
Miércoles, 14 Septiembre 2016 08:25

Científicos recrearon como se formo la Vía Láctea

Un equipo de astrónomos del Instituto de Tecnología de California (Caltech)ha creado la simulación más detallada hasta la fecha de la formación de la Vía Láctea, a partir de su inicio hace miles de millones de años como un ligero grupo de materia hasta su estado actual como un disco masivo y espiral de estrellas.

La simulación resuelve un misterio de décadas de antigüedad que rodea las galaxias diminutas que pueden multiplicarse  alrededor del exterior de nuestra galaxia , mucho más grande.

Los astrónomos han estado jugando con las simulaciones, tratando de entender este problema de los «satélites perdidos» en vano durante mucho tiempo.

                                                   

 

Ahora, con la nueva simulación -que usó una red de miles de ordenadores que funcionaron en paralelo durante 700.000 horas de computación-, los de Caltech han creado una galaxia que se ve como la actual, con el número correcto, más pequeño, de galaxias enanas.

Uno de los principales cambios de la nueva simulación se refiere a cómo las supernovas, explosiones de estrellas masivas, afectan a sus ambientes circundantes. Los vientos de estas explosiones pueden tener efectos muy importantes sobre el material de formación de estrellas y galaxias enanas. Estos vientos, que alcanzan velocidades de hasta miles de kilómetros por segundo, «pueden soplar el gas y las estrellas de una pequeña galaxia.

De hecho, la nueva simulación mostró que los vientos pueden llevarse lejos jóvenes galaxias enanas, evitando que alcancen la madurez. Simulaciones anteriores que producían miles de galaxias enanas no tenían en cuenta los efectos completos de las supernovas.

Publicado en Astronomía

Un grupo internacional de científicos dirigidos por el profesor Noriyuki Matsunaga de la universidad de Tokio están tratando de localizar cefeidas (jóvenes estrellas que emiten pulsos de brillo) ; éstas, estrellas permiten a los astrónomos medir las distancias cósmicas y establecer la distribución de los cuerpis celestes en nuestra galaxia.

 

Para poder realizarlo, analizaron las observaciones en el rango de radiaciones infrarrojas tomadas por el Gran Telescopio Sudafricano (SALT), ya que es capaz de penetrar en las nubes de polvo intergaláctico que habitualmente se interponen entre los observatorios y las estrellas. 

 

¿Qué encontraron?

Lamentablemente casi nada en un espacio enorme, que se extendía 8.000 años luz desde el núcleo de las galaxias. Esto nos dice, que esa zona apenas tiene astros jóvenes * las cefeidas tienen entre 10 y 300 millones de años*. Los resultados indican que no ha habido formación significativa de estrellas ahí durante cientos de millones de años.

Los científicos sugieren que este descubrimiento obligará a revisar nuestra visión de la Vía Láctea. 

Publicado en Astronomía

En algún lugar de los confines del espacio se encuentra una misteriosa anomalía gravitatoria que está arrastrando todo hacia ella, incluso a la Vía Láctea y, por lo tanto, también al sistema solar y la Tierra. Sin embargo, no representa ningún peligro para la humanidad.

Se trata del Gran Atractor, que tiene una fuerza gravitacional tan fuerte, que arrastra a cientos de galaxias, incluida la nuestra, a lo largo de una región de millones de años luz. El astrofísico Paul Sutter, de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.), asegura que esta región galáctica es "un volumen de espacio en el que todas las galaxias en ese espacio fluyen a un centro común".

En el 2014, el telescopio espacial Hubble de la NASA captó la destrucción de la galaxia ESO 137-001 mientras era atraída por el Gran Atractor. Pero afortunadamente, esta misteriosa anomalía gravitatoria "no destruirá nuestra galaxia, porque nunca vamos a llegar a ella", afirma Sutter.

Según el astrofísico, la Vía Láctea no correrá la misma suerte que ESO 137-001 debido a que "hace unos 5.000 millones de años, la energía oscura comenzó a dominar nuestro universo". "No sabemos exactamente qué es la energía oscura, pero sí sabemos que está provocando que la expansión de nuestro universo se acelere", agregó.

Publicado en Astronomía

El centro de la Vía Láctea ha sido por primera vez captado en imágenes gracias a GRAVITY, un potente y novedoso instrumento con el que cuenta el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Estos resultados proporcionan una idea de la innovadora ciencia que GRAVITY será capaz de producir, describió el ESO en su comunicado, que apunta a los nuevos horizontes “sin precedentes” que la comunidad científica podrá alcanzar gracias a este nuevo instrumento.

El innovador instrumento combina la luz de cuatro Unidades de Telescopio de 8.2 metros, por lo que capta “mediciones extraordinariamente precisas de objetos astronómicos”.

 Según los investigadores, GRAVITY permitirá obtener observaciones muy detalladas de los campos gravitacionales cercanos al agujero negro central supermasivo, que se encuentra en el centro mismo de la Vía Láctea.

 Por el momento, el grupo de astrónomos ha estudiado la órbita de la estrella S2 alrededor de este agujero negro con una precisión“equivalente a medir la posición de un objeto en la Luna con centímetros de precisión”.

 Se da el caso además de que en 2018 la estrella S2 orbitará en su punto más cercano al agujero negro, un hecho que no se repetirá hasta dentro de 16 años, por lo que las expectativas puestas en esta innovadora herramienta son muy altas. 

Publicado en Astronomía

Durante el análisis de la imagen de la lente gravitacional SDP.81 captada por el telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), los científicos descubrieron una galaxia enana en el halo de otra mucho mayor. En la lente gravitacional, fenómeno conocido como 'anillo de Einstein' y predicho en la teoría de la relatividad general del físico, los astrónomos hallaron leves distorsiones que indican la existencia de dicha galaxia, que se sitúa a alrededor de 4.000 millones de años luz, informa el Observatorio Nacional de Radioastronomía. Las lentes gravitacionales se producen cuando una galaxia masiva o un cúmulo de galaxias curvan la luz emitida por una galaxia más distante y producen una imagen considerablemente amplificada, pero igualmente distorsionada.

 

Para su análisis los científicos utilizaron los datos de cientos de ordenadores que operaron en paralelo durante varias semanas, entre ellos, Blue Waters, la supercomputadora más potente de la Fundación Nacional de Ciencia de EE.UU., y al procesar la información obtuvieron una imagen sin precedentes del halo de la galaxia-lente, una zona difusa alrededor de la galaxia que prácticamente carece de estrellas. También descubrieron una aglomeración con menos de una milésima parte de la masa de la Vía Láctea.

 

Debido a su relación con una galaxia mayor, la masa estimada y la ausencia del equivalente óptico, los astrónomos suponen que la causa de esta anomalía gravitacional podría ser un satélite extremadamente tenue de la galaxia-lente dominado por la materia oscura. Se supone que la mayoría de las galaxias tiene galaxias enanas parecidas a ella, pero pocas de ellas han sido identificadas. Alrededor de la Vía Láctea los astrónomos han podido detectar solo unos 40 de los cientos de objetos satélites que, según modelos teóricos, debería haber.

Publicado en Astronomía

Una nueva galaxia fue descubierta en cercanías de la Vía Láctea. Lo que sorprendió a los investigadores es que la denominada 'Cráter 2' está ubicada en un lugar en el que nunca antes había sido detectada. 

La comunidad científica negó que esta nueva galaxia haya aparecido de repente y aclaró que es bastante oscura, una de las más tenues que se hayan detectado en todo el universo. Esto, sumado a que está rodeada de otras galaxias más brillantes, es lo que la mantuvo oculta.

'Cráter 2' tiene un gran tamaño, por lo que ya la definieron como la cuarta más grande de las que orbitan la Vía Láctea y, además, es muy cercana, ya que se ubica a unos 400.000 años luz.

Gracias a este descubrimiento, los astrónomos saben que alrededor de la Vía Láctea puede haber mucho por descubrir, por lo que ya avanzan en la posibilidad de iniciar una exhaustiva búsqueda de otras galaxias de similares características.

Publicado en Astronomía

Una nueva hipótesis en la que trabaja un equipo internacional de científicos  hace  referencia a el argumento de la  película “Interstellar”: ¿y si nuestra galaxia, la Vía Láctea, fuera un agujero de gusano gigantesco que permitiese los viajes en el espacio y en el tiempo? 

 Gracias a esta película, es cierto que el interés en los túneles de espacio-tiempo o agujeros de gusano ha crecido exponencialmente, pero lo cierto es que los astrofísicos llevan muchos años teorizando sobre los mismos.

Para llegar a esta conjetura, los astrofísicos combinaron las ecuaciones de la relatividad general con un mapa muy detallado de la distribución de la materia oscura en la Vía Láctea lo que hace replantear a la comunidad científica la posibilidad de que la materia oscura pueda ser otra dimensión o un importante sistema de transporte galáctico. Así, según esta hipótesis, esta nueva situación permitiría la posibilidad de viajar a través de este túnel espacio-temporal ya que, según los cálculos predichos, podría ser navegable

 

Publicado en Astronomía
Página 1 de 2