A finales del pasado mes de enero, a noticia de que dos equipos independientes de investigadores, de las Universidades de Maryland y Harvard, habían logrado, cada uno por su cuenta y usando métodos diferentes, crear por primera vez cristales de tiempo. Los trabajos, por aquel entonces, estaban aún a la espera de ser publicados por una revista científica "seria". Algo que, por fin, ha ocurrido esta misma semana.

Nature, en efecto, una de las publicaciones científicas más prestigiosas del mundo, acaba de publicar en su último número uno de esos dos estudios, el de la Universidad de Maryland, avalando así el nacimiento de toda una nueva rama de la Física y dando carta de identidad a algo que hasta hace apenas un año se consideraba una mera especulación. La creación de cristales de tiempo nos conduce hacia formas aún inexploradas de la materia y abre las puertas a una realidad que hasta hace poco se consideraba poco más que un juego matemático.

Cosas como la sal, los copos de nieve o los diamantes son, todos ellos, cristales, lo cual significa que los átomos que los componen están dispuestos en patrones tridimensionales que se repiten. Pero el trabajo que publica Nature nos habla de una nueva fase de la materia, un cristal de tiempo, en la que los átomos se mueven en un patrón que se repite, sí, pero en el tiempo, no en el espacio. Y nos explica exactamente cómo los científicos han conseguido, por primera vez, crear esas extraordinarias estructuras.

Seguir un patrón temporal (en vez de espacial) implica que los átomos de un cristal de tiempo nunca se acomodan en su estado fundamental, cosa que sí hacen los átomos de los cristales convencionales. Por lo general, cuando un material está en su estado fundamental (estado de mínima energía, también conocido como energía de punto cero de un sistema) su movimiento es imposible, porque eso requeriría un gasto de energía de la que ese sistema ya no dispone.

Por eso, los cristales "normales", como un rubí o un diamante, permanecen inmóviles, ya que están en equilibrio y en su estado fundamental. Pero los cristales de tiempo tienen, repetimos, una estructura que no se repite en el espacio, sino en el tiempo, y por lo tanto siguen oscilando incluso en su estado fundamental. Es decir, nunca alcanzan el equilibrio. Lo más perturbador es que esa oscilación cíclica y repetida tiene lugar una y otra vez sin necesidad de utilizar energía alguna. Ante este panorama, los físicos se sienten como exploradores que entraran por primera vez en un continente totalmente desconocido.

Publicado en Notas Curiosas

La  astrofísica  Jillian Scudder de la Universidad de Sussex en Reino Unido, ha revelado  que día  en nuestro planeta va a durar 25 hrs.

Cada año la Luna, frena la rotación de la Tierra; el satélite natural recibe poca energía del planeta, así que permanentemente se está alejando de él.

Mediante los datos proporcionados por el retrorreflector instalado en la Luna por la expedición Apolo 11 en 1969, y ahora los científicos descubrieron que en los últimos 100 años la rotación de la Tierra se ha frenado 0,0014 segundos.

Al elegir el resultado promedio de estos números, 0,002 segundos, se puede calcular que para alentar la rotación del planeta 0,5 segundos, se necesitan 25,000 años. Como bien sabemos una hora cuenta con 3,600 segundos, y para poder frenar el movimiento de la Tierra por una hora, tendríamos que esperar cerca de 180 millones de años.

 

Publicado en Notas Curiosas

Los días de la Tierra son cada vez más largos. Ahora bien, no es probable que se observe a corto plazo y menos que vayamos a darnos cuenta, ya que se necesitarían alrededor de 6,7 millones de años para ganar sólo un minuto, según un estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society A. Eso, si el planeta sigue en su sitio.

Astrónomos del Real Observatorio de Greenwich han determinado que durante los últimos 27 siglos, el día medio se ha alargado a una velocidad de alrededor de 1,8 milisegundos (ms) por siglo. Esto es «significativamente menor» que la tasa de 2,3 ms por siglo previamente estimada, que requiere de tan sólo 5,2 millones de años para agregar un minuto. Así que los días se alargan sí, pero menos de lo que se presuponía.

«Es un proceso muy lento», dice la astrónoma Leslie Morrison, responsable del estudio. «Estos cálculos son aproximados, ya que las fuerzas geofísicas que operan en la rotación de la Tierra no serán necesariamente constantes durante un largo período de tiempo», precisa. Por ejemplo, «la posibilidad de que se produzcan edades de hielo interrumpirá estas extrapolaciones simples». 

La estimación anterior de 2,3 ms se había basado en los cálculos de las fuerzas gravitacionales del sistema Tierra-Luna, el que influye en las mareas oceánicas. Para el nuevo estudio, Morrison y su equipo utilizaron las teorías gravitacionales sobre el movimiento de la Tierra alrededor del Sol y la Luna alrededor de la Tierra, para calcular el tiempo de los eclipses de la Luna y el Sol con el tiempo, según se ve desde nuestro planeta.

Publicado en Astronomía

Si muchos ya están desesperados por que el 2016 termine, los científicos tienen malas noticias: este año durará un poco más de lo común. El 31 de diciembre se añadirá un segundo adicional, llamado intercalar, para compensar la ralentización de la rotación de la Tierra, y los relojes de todo el mundo mostrarán una hora inusual: 23:59:60.

Los segundos intercalares se aplican para compensar la diferencia entre el tiempo astronómico y el tiempo universal coordinado que se utiliza para los relojes. La necesidad de introducir el segundo intercalar se regula por el Servicio Internacional de Rotación de la Tierra: por lo general la medida se aplica si la diferencia entre la hora UTC y la hora astronómica asciende a más de 0,8 segundos en un año.

 La gente no lo percibe, pero este fenómeno se convierte en un verdadero problema para las computadoras: si bien nosotros podemos añadir un segundo mentalmente, para los ordenadores esto es algo "incomprensible"

El fenómeno amenaza con causar estragos en la Red. Sobre todo es un problema serio para empresas como Google, que manejan protocolos de Internet que sincronizan los relojes de los sistemas operativos, es decir, los dispositivos revisan frecuentemente estos protocolos para asegurarse de que tienen la hora correctamente.

La solución inmediatamente obvia es agregar un segundo extra a estos servidores. Pero según señala Google, no es tan fácil como suena, ya que la mayoría de las computadoras y los sistemas operativos no entienden el segundo 61. En el pasado, los intentos de solucionar este problema causaron una serie de problema.

Así que Google creó un plan según el cual el 31 de diciembre de este año el buscador añadirá gradualmente (durante 20 horas) un par de milisegundos a los relojes de sus servidores, lo suficiente para evitar el desastre al final del día.

 

Publicado en Actualidad

La antigua ciudad alemana de Falkenbur –ahora urbe polaca de Zlocieniec–, situada en la provincia de Pomerania Occidental, encerraba en sus entrañas una cápsula que dejaron allí los nazis en 1934 para sus herederos.

Pese a que la existencia del objeto se conocía y había documentación que precisaba qué contenía en su interior los múltiples intentos de encontrar la cápsula fracasaban. El hallazgo se ha producido durante el estudio de la cimentación de una torre para el almacenamiento de agua que ya no existe. Ahora se ha conocido que sobre el lugar se levantaba una escuela local dirigida a la formación de los futuros líderes del Partido Nazi.

Los investigadores han tenido que superar varios obstáculos para alcanzar el artefacto nazi: aguas subterráneas, una espesa capa de hormigón y hasta bombas que allí dejaron, informa el portal.

La recompensa por todos los esfuerzos fue una cápsula de dos kilogramos de peso, dentro de la cual han sido halladas antiguas monedas, archivos de los periódicos alemanes de aquella época, fotografías y películas sobre la ciudad de Falkenburg filmadas en 1933 con motivo del 660.ª aniversario de la ciudad.

Publicado en Notas Curiosas
Jueves, 14 Julio 2016 10:08

El 2016 tendrá un segundo extra

Prepárate para que la próxima cuenta regresiva para la celebración de año nuevo sea un segundo más larga, debido a que los cronometradores del Servicio Internacional de Rotación de la Tierra y Sistemas de Referencia(IERS) acaban de anunciar que se añadirá un segundo extra al 31 de diciembre.

Los años y segundos bisiestos son utilizados por el IERS para regular el Horario Universal Coordinado (UTC) – la medida con la que el mundo regula sus relojes y cronómetros – en un planeta con un giro inconsistente. 

La rotación terrestre sobre su eje es casi la misma cada año, pero no siempre. La atracción gravitacional de la Luna y otros factores, como terremotos particularmente fuertes, pueden afectar que tanto tarda nuestro planeta en girar sobre su propio eje.

 

El UTC es mantenido por los cronómetros más precisos de la Tierra. Estos son tan precisos que no ganan ni pierden un solo segundo en varios mil millones de años.

Entonces, ¿cómo lidiaran nuestros teléfonos y relojes con tener que exhibir la hora  11:59:60? Debido a que los segundos bisiestos pueden causar caos en los sistemas computacionales que no fueron diseñados para tomarlos en cuenta la IERS procura anunciarlos con seis meses de anticipación, dando tiempo así a que se planee como evitar que se alteren los sistemas, además siempre los añaden ya sea el 30 de junio o el 31 de diciembre.

A causa de los problemas que causan en los sistemas, algunas personas piden que se eviten los segundos bisiestos. Pero eso probablemente no pasará en algún punto cercano. 

 

Publicado en Notas Curiosas
Jueves, 04 Febrero 2016 13:15

Un Viajero del Tiempo

En 2006 un hombre se encontraba perdido en las calles de Kiev, Ucrania con vestimenta extraña y una cámara en la mano como si fuera turista, afirmaba que provenía del pasado, que había salido de su casa a tomar fotos cuando observo a un OVNI y luego de fotografiarlo se encontró en el futuro.

 

Más info en>>> https://www.youtube.com/watch?v=iQVNNjQkw68

Publicado en OVNI

En el lejano 1957 en el Instituto Tecnológico de Massachusetts dos científicos enterraron una cápsula con un mensaje a futuras generaciones y escribieron en ella: "abrir en 2957". La cápsula fue hallada en el Instituto recientemente. Siguiendo el deseo de los que dejaron el mensaje, las autoridades de la institución no la abrirán. Sin embargo, han logrado revelar quién la puso y qué hay dentro.

Un equipo de construcción del Instituto Tecnológico de Massachusetts que estaba preparando los cimientos para un nuevo edificio, se topó con un objeto muy curioso: una cápsula enterrada en julio de 1957 con un mensaje para la generación de 2957.

En la cápsula hay una carta que indica que quienes la abran encontrarán documentos sobre el estado de la ciencia y sobre las investigaciones del Instituto. Además pusieron dentro una revista científica, penicilina artificial, algunas monedas y criotrón, que, según decía el mensaje a las futuras generaciones, reemplazará los tubos de radio y los transistores.

La cápsula fue enterrada por el entonces presidente del Instituto, James Killian, y por profesor de ingeniería eléctrica Harold Edgerton. Para preservar su contenido, llenaron el cilindro de argón y metieron dentro isótopos de carbono C14 a fin de facilitar la datación de la carta.

La cápsula permanecerá cerrada, quizá hasta el 2957, en el museo del instituto.

Publicado en Notas Curiosas