RT Vermilion - шаблон joomla Скрипты

 

 

 

En su sitio web, la agencia espacial ha publicado una imagen animada del fenómeno, que muestra con claridad una gran mancha oscura que parece rasgar la superficie del Sol.

Este curioso fenómeno, denominado 'agujero coronal', se produce en zonas de la corona solar en donde la densidad y la temperatura del plasma son aproximadamente cien veces más bajas que en el resto de la superficie.

Los agujeros coronales aparecen en periodos de actividad solar mínima, y tras su formación la Tierra sufre las llamadas "tempestades magnéticas", que se dejan sentir en algunos dispositivos electrónicos, aparatos espaciales, frecuencias de radio y en la observación de fenómenos atmosféricos como la aurora boreal.

De hecho, los expertos opinan que las propias fotografías que muestran el agujero coronal podrían estar afectadas por el temporal geomagnético. Por todo esto, la predicción de posibles tempestades geomagnéticas no es muy fiable, aunque se considera que la probabilidad de que aparezcan en la Tierra es muy alta.

                                                                                                           

Los científicos han adjudicado al agujero el grado «G2», que corresponde a un nivel moderado en la escala de intensidad de temporales geomagnéticos.

Hay que tener en cuenta que este tipo de agujeros aparecen con frecuencia en el Sol . En diciembre del año pasado, tal y como reflejamos en este mismo medio, la NASA también informó sobre otro fenómeno de este tipo.

Publicado en Astronomía

En noviembre de 2016, una imagen del sol captada por el SDO «Solar Dynamics Observatory», de la NASA llenó de preocupación a los científicos. Se produjeron varias violentas explosiones sobre la superficie del astro rey que propulsaron  al espacio enormes proyectiles de plasma magnetizado

El fenómeno consiste en que el campo magnético del Sol se abre al espacio interplanetario, provocando que el material caliente de la corona salga de manera acelerada hacia el exterior

Este tipo de agujeros pueden mantenerse durante meses en el sol causando tormentas solares que a su vez pueden afectar los sistemas de radio y telecomunicaciones en la Tierra. Un vistoso efecto de las mismas son las llamadas auroras boreales.

 Se nos acumulan noticias de carácter preocupante sobre el Sol, como el que la NASA ha predicho predice 15 días de oscuridad. Una mentira viral que cada cierto tiempo resucita obstinadamente. Eso no quita que los científicos consideren la posibilidad de que acontezca una gran tormenta solar. Las tormentas solares no son catástrofes apocalípiticas, en el sentido de sembrar muerte y destrucción por doquier.

Según recoge el portal Selecta News la agencia espacial norteamericana estaría ocultando datos sobre el extraño comportamiento de nuestra estrella, que actualmente se encuentra en un ciclo en el que apenas han aparecido manchas solares.

Los científicos saben que la evolución de la actividad solar es cíclica. La magnitud y la configuración espacial del campo magnético del Sol varía con el paso de los años. Cada 11, por ejemplo, los científicos han advertido que disminuye dráticamente el número de manchas solares.

Los defensores de la teoría de la conspiración relacionan esta anomalía con un objeto gigante como el detectado el 11 de marzo de 2012 y el 27 de enero de 2016. En ambas ocasiones este colectivo relacionó el comportamiento del Sol bien con el Planeta X o con el hecho de que un ovni gigantesco se abasteciera de energía solar. Sin comentarios…

 

 

Publicado en Ciencia y Tecnología

El 2017 trae múltiples recompensas para los admiradores de los eventos astronómicos, incluidos dos espectaculares eclipses de sol que se podrán apreciar en el continente americano.

El cielo en Norteamérica tendrá su primer eclipse total de sol en casi 70 años, por lo que ya ha sido nombrado como el "eclipse del siglo".

Pero también Sudamérica tendrán un eclipse anular, lo que dejará ver un asombroso "anillo de fuego" en la región de la Patagonia.

A eso se suman dos eclipses de luna, una superluna y un montón de lluvias de estrellas a lo largo del año, según un recuento de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

 

El primer eclipse de sol del año tendrá lugar el 26 de febrero y será un eclipse anular: la Luna cubrirá parcialmente al sol de manera que en su fase máxima se apreciará una corona de luz.

El mejor punto para ver este eclipse será el sur de Argentina (Comodoro Rivadavia) y Chile (Puerto Aysen), donde podrá contemplarse un 100% de este fenómeno.

En las ciudades de Buenos Aires, Santiago de Chile y Montevideo, el eclipse será de un 60%.

Eclipse de sol anular

El segundo eclipse solar tendrá lugar el 21 de agosto y será u eclipse total.

Es decir, la estrella será cubierta en toda su circunferencia, y podrá apreciarse en Norteamérica, principalmente a lo largo del territorio de Estados Unidos.

Desde el sur de la costa Este hasta el norte de la costa Oeste podrá apreciarse en distintas fases, pero su punto máximo de oscuridad se dará entre los estados de Ohio, Kentucky y Virginia Occidental y durará 2:40 minutos.

Ciudades fronterizas del norte de Méxicopodrán alcanzar a percibir un eclipse de 60%.

Eclipse penumbral

Poco antes, el 7 de agosto tendrá lugar un eclipse parcial de luna.

Y el 11 de septiembre en el continente americano se podrá apreciar un eclipse lunar penumbral, que se produce cuando la Luna queda en la sombra que hace la Tierra al interponerse frente al Sol y solo se oscurece ligeramente.

Por lo demás, si 2016 fue el año de las superlunas, en 2017 solo habrá una, el 3 de diciembre, que no superará en tamaño a las del año anterior.

10 lluvias de estrellas

Las lluvias de estrellas en realidad son lluvias de meteoros, los fragmentos de objetos astronómicos como los cometas que se queman al ingresar a la atmósfera terrestre.

Este 2017 habrá 10 momentos de este fenómeno en sus diversos tipos, que reciben sus nombres de las constelaciones.

Perseidas

E3 de enero, por ejemplo, se podrá ver a lasCuadrántidas. Es una lluvia que se da en los primeros cinco días de cada año en la constelación Bootes y recibe su nombre por la antigua constelación Quadrans Muralis.

LasLíridas, por su parte, reciben su nombre por la constelación Lira. Se podrán ver de 10 a 20 meteoros en su hora pico, en la noche del 22 de abril.

El4 de mayoes el turno de las Eta Acuáridas. Esta lluvia de estrellas se caracteriza por la alta velocidad de sus meteoros procedentes del cometa Halley y reciben su nombre por la constelación de Acuario.

Mientras que lasDelta Acuáridas se podrán observar el27 de julio.Son meteoros débiles más perceptibles desde el hemisferio sur, y aunque su origen es desconocido, la NASA cree que pueden venir del cometa 96P Machholz.

Las Perseidas también son meteoros de alta velocidad, en la constelación de Perseo. Esta lluvia, que se podrá ver el 12 de agosto, estará entre las tres mayores lluvias del año.

Mientras que las Oriónidas, consideradas por la NASA una de las lluvias más bellas del año, se podrán ver el 21 de octubre.

Estos meteoros también son fragmentos del cometa Halley que se ubican en la constelación de Orión y se podrán ver tanto en el hemisferio norte como en el sur justo después de la media noche.

Oriónidas

Noviembre es el mes con más actividad de lluvia de meteoros y este año empieza el día 5 con las Táuridas del Sur, que solo pueden apreciarse desde ese hemisferio.

LasTáuridas del Norte, por su parte, serán visibles en el hemisferio norte el12 de noviembre.

Ambas se caracterizan por su caída lenta que dibuja una mejor trayectoria y con más brillo.

Y el 17 de noviembre será el turno de las Leónidas ,las que alcanzan una de las más rápidas velocidades al entrar a la Tierra (71 km/s) y proceden del cometa Tempel-Tuttle en la constelación de Leo.

Por último, el año cierra el 14 de diciembre con la lluvia de las estrellas conocidas como Gemínidas.

Su nombre viene de la constelación de Géminis y para la NASA son consideradas como "una de las mejores y más confiables lluvias anuales de meteoros" que pueden verse en todo el planeta.

Publicado en Astronomía
Lunes, 02 Enero 2017 09:22

La Tierra se acerca mucho más al Sol

Destacan los científicos que el cuarto día del año a las 14:17 UTC nuestro planeta va a entrar en el "perihelio", es decir el punto más cercano de su órbita alrededor del Sol. En esa jornada la Tierra estará a unos 147 millones de kilómetros de la estrella, o sea, unos 5 millones de kilómetros más cerca que durante el afelio, cuando la Tierra está en el punto opuesto y más alejado del Sol.

 La causa de esta variabilidad del comportamiento de la Tierra es que su órbita está estirada. El globo terráqueo entra en perihelio y afelio una vez al año, recorriendo la órbita a una velocidad de 30 km por segundo. El planeta recibe más calor durante el perihelio que durante el afelio, pero esto no tiene una influencia considerable sobre el clima.

Además, se espera que en la noche del 4 de enero tenga lugar el 'espectáculo celeste' de las cuadrántidas, una lluvia de meteoros de alta actividad. Los bólidos van a caer a una velocidad de 200 piezas por hora y aunque se queman a una altitud de 80 kilómetros seguirán siendo visibles.

 El Planetario de Moscú informó que el evento espacial más importante para nuestro planeta en 2017 será el eclipse solar del 21 de agosto que se podrá ver en América del Norte y en la parte norte de América del Sur.    

Publicado en Astronomía

En vísperas de Navidad, un regalo especial llegará a la Tierra en cualquier momento: se trata de una tormenta solar que ha sido pronosticada por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. en un boletín de alerta.

El organismo estadounidense prevé fluctuaciones en las redes eléctricas y sobrecargas en los sistemas de satélite en los próximos días. Además, habrá posibilidad de observar auroras boreales en latitudes a nivel de Canadá y Alaska.

En octubre pasado, el presidente estadounidense, Barack Obama, había advertido sobre los efectos que podría tener una tormenta solar, diciendo que el clima espacial puede afectar e interrumpir "simultáneamente" los sistemas de salud y seguridad en continentes enteros.

Las tormentas geomagnéticas, llamadas también tormentas solares, ocurren cuando un haz de partículas cargadas es expulsado en dirección a la Tierra por una explosión en la corona del Sol conocida como 'eyección de masa coronal'.

Este tipo de fenómeno suele tener numerosos impactos negativos. Uno de los peores casos registrados sucedió en 1859; conocida como 'el evento Carrington', esa tormenta provocó el colapso de los sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte.

Publicado en Astronomía

El telescopio espacial Solar Dynamics Observatory (SDO) de la NASA detectó a principios de diciembre un inmenso 'agujero negro' en el satélite de nuestro planeta. Según la Agencia Espacial de EE.UU., el tamaño de este agujero es "fundamental".

Sin embargo, en realidad no se trata de un agujero o un hoyo en el Sol, aunque se vea de color negro en las imágenes, sino de un proceso que ocurre en la capa exterior de la atmósfera del astro, conocida como corona. De aquí que este fenómeno captado gracias a una intensa luz ultravioleta sea conocido como hueco coronal. Como explica la propia NASA, "son áreas abiertas del campo magnético del Sol que expulsan al espacio corrientes de viento solar que se mueven a gran velocidad". Aproximadamente a 800 kilómetros por segundo

La Agencia Espacial de EE.UU. indica que este hueco coronal puede "enviar corrientes de partículas solares a la Tierra", las cuales, a su vez, pueden interactuar con la magnetosfera de nuestro planeta y generar intensas auroras polares. Asimismo, la interacción de las corrientes solares con nuestro planeta puede afectar, aunque con menos frecuencia, al funcionamiento de los satélites que orbitan en el espacio y las actividades que éstos regulan.

Publicado en Astronomía

Unas extrañas imágenes publicadas recientemente por la NASA han provocado la agitación de la comunidad ufológica mundial. En las fotografías, tomadas por uno de los satélites del Observatorio de Relaciones Solar-Terrestres (Stereo), se observa lo que parece ser una extraña esfera gigante flotando en el espacio.

Se contempla además la luz emitida por el Sol en la parte izquierda de las tomas. Lo extraño del caso es que existe una imagen intermedia que no muestra a la esfera, lo que ha llevado a suponer a algunas personas de que en realidad se trató de un reflejo de luz en el lente del telescopio.

Las imágenes fueron captadas por el telescopio Ahead HI1 el 17 de noviembre pasado.

Algunos investigadores de la vida extraterrestre han realizado un análisis del extraño fenómeno. Uno de ellos publicó un video que ya ha sido observado unas 68.000 veces.  

 

                       

Publicado en Astronomía

Contrariamente a la creencia general, la mayoría de las estrellas están lejos de presentar una forma esférica. Sin embargo, ahora un grupo internacional de astrofísicos acaba de toparse con una excepción inesperada tras medir la esfericidad de una estrella de rotación lenta codificada como Kepler 11145123 y ubicada a 5.000 años luz de distancia de la Tierra.

Tras analizar su espectro de frecuencias con un método astrosismológico, los investigadores descubrieron que el radio polar del cuerpo celeste es diferente del ecuatorial en tan solo tres kilómetros. Para una estrella tan grande como esta (sus 3 millones de kilómetros de diámetro la hacen 2,24 veces mayor el Sol), la diferencia es casi inexistente, algo que la convierte en la más esférica de las conocidas en el universo.

 

A modo de comparación, el radio polar del Sol es 10 kilómetros menor que el ecuatorial, mientras que el radio polar de la Tierra es 21 kilómetros menor que el ecuatorial, lo que se debe a que la fuerza centrífuga achata por los polos cualquier cuerpo en rotación.

Los científicos atribuyen la poca esfericidad de la Kepler 11145123 a su lenta rotación-tarda 80 días en completar un giro, en comparación con los 27 del Sol.

Publicado en Astronomía

Hoy es el día  más esperado  para uno de los espectáculos celestes más esperados del año, una superluna que no solo será la más cercana y brillante del año, sino la mayor del siglo XXI hasta la fecha. El 14 de noviembre, la distancia entre nuestro planeta y su satélite será de tan solo 356.509 kilómetros en vez de los 384.467 habituales.

La última vez que la Luna se encontró tan cerca de la Tierra fue en enero de 1948 y los astrónomos indican que no volverá a acercarse tanto hasta el 25 de noviembre de 2034. Por lo tanto, para muchos constituiría un evento que solo se ve una vez en la vida.

Los científicos señalan que la superluna alcanzará su apogeo alrededor de las 13:52 GMT de este lunes, pero pudo ser visible  a simple vista desde la medianoche del domingo. Para poder observarla mejor, los expertos recomiendan alejarse de las luces urbanas.

El investigador adjunto del proyecto para la misión de la NASA Orbitador de Reconocimiento Lunar, Noah Petro, tranquiliza a los aficionados al espacio que por alguna razón no puedan disfrutar del fenómeno la noche de domingo a lunes, asegurando que la superluna será visible durante un par de días.

El fenómeno de la superluna se produce cuando el Sol, la Luna y la Tierra se alinean y la órbita del satélite natural se encuentra en su punto más cercano a la Tierra. Esto hace que se aprecie un 14% más grande y un 30% más brillante de lo habitual.

Publicado en Astronomía

El pasado 5 de noviembre, un telescopio de la NASA pudo observar cómo un filamento magnético en el hemisferio norte del Sol se volvía inestable y estallaba. La explosión arrojó al espacio un "cañón de fuego", una enorme onda hecha de radiación y viento solar. 

A su vez, el diario británico 'The Daily Star' afirma que las condiciones inestables en la superficie del Sol podrían causar estragos en los sistemas eléctricos y de comunicaciones de todo el mundo el 8 de noviembre. Este evento originará una tormenta solar capaz de derribar aviones y desencadenar apagones masivos.

En el peor de los escenarios posibles, una tormenta solar a gran escala podría tener un poder de destrucción equivalente al de millones de bombas nucleares enviando su radiación a través del sistema solar. La llegada de una gran cantidad de peligrosos rayos cósmicos de este tipo podrían poner fin al mundo tal como lo conocemos.

Pero existe la posibilidad de que podamos esquivar esta tormenta. En octubre, la Tierra evitó por muy poco otra tormenta solar que amenazaba con hundir a millones de los habitantes del planeta en la oscuridad. 

Publicado en Astronomía
Página 1 de 6