La Vía Láctea, está siendo empujada a través del universo por una gran fuerza invisible. Y aunque este puede parecer un gesto poco amistoso, la nueva fuerza, llamada Repulsor de Dipolo, le está ayudando a nuestra galaxia en su viaje para ampliar el universo.

Los investigadores ya sabían que la Vía Láctea se estaba moviendo a una velocidad constante en los últimos 30 años.

Pero, ¿Cómo sucede esto?

Todo está en movimiento. La Tierra está rotando sobre su eje y en órbita alrededor del sol. El sol y el resto de nuestro sistema solar orbitan alrededor del centro de la Vía Láctea.

Los investigadores han creído durante mucho tiempo que nuestra galaxia estaba atraída por un área aglomerada con docenas de grupos de galaxias a 750 millones de años luz de distancia, llamada supercúmulo de Shapley.

Debido a que el Repulsor de Dipolo tiene baja densidad, con sólo unas pocas galaxias en su gran vacío, esta región actúa como una fuerza repelente. El universo está lleno de repelentes y atractores, pero el brillo de los atractores es más fácil de detectar. Debido a su baja densidad, los repelentes aparecen como vacíos oscuros, sin importar su tamaño.

Es poco lo que se sabe sobre el Repulsor de Dipolo o las galaxias dentro de él, pero entenderlo mejor puede aumentar nuestra comprensión del universo y su funcionamiento.

Publicado en Astronomía

La sonda japonesa que  continúa  girando alrededor de Venus envió fotografías de una de las ondas más grandes que nunca antes se haya en el Sistema Solar. Los científicos creen que la onda se creó de una forma parecida  a como se forman las ondas en la superficie del agua de un riachuelo que corre sobre un fondo de rocas.

En este caso, el agua es la atmósfera inferior y el fondo rocoso son las montañas en la superficie de Venus. Las imágenes del fenómeno que se prolongó por cuatro días fueron tomadas en diciembre de 2015. Algo que resulta curioso, es que la estructura -que se extendió por 10.000 kilómetros- se mantuvo estacionaria a la altura de la cima de las nubes de Venus, en una región montañosa conocida como Aphrodite Terra.

También notaron que su temperatura era mayor que la de las regiones de la atmósfera circundante.

Akatsuki
Imagen ilustrativa    

Según los investigadores, el fenómeno es el resultado de una onda de gravedad que se genera cuando la atmósfera inferior pasa sobre las montañas y luego se propaga hacia arriba, a través de la densa atmósfera de Venus. Las ondas de gravedad se producen cuando un fluido -como un líquido, gas o plasma- se desplaza desde una posición de equilibrio.

Venus

                                                                                                                                                                                                                                                       Foto NASA

 

 En el estudio, los científicos señalan que esta investigación "presenta evidencia directa de la existencia de ondas de gravedad estacionarias y muestra también que estas pueden ser de gran escala, quizás las más grandes observadas nunca antes en el Sistema Solar". Los científicos están en lo cierto: "(la estructura) se extiende de polo a polo, lo cual es una distancia fenomenal". "En Júpiter no puedes tener algo así porque la rápida rotación del planeta hace que la atmósfera se divida en cinturones. La rotación lenta de Venus es lo que permite que se dé un fenómeno como éste". Las observaciones hechas por los investigadores japoneses muestran que la dinámica atmosférica en Venus puede ser más compleja de lo que se suponía.

 

 

 

 

Información BBC

Publicado en Astronomía

En 5 años los habitantes de la Tierra podrán ser testigos del nacimiento de un cuerpo celeste tras el choque de dos estrellas. El hecho ocurrió en el siglo III d.C. como resultado de la colisión de dis estrellas, identificadas bajo el código 'KIC 9832227', pero la luz producida tras su choque tardará en llegar a la Tierra unos 1.800 años.

La estrella 'recién nacida' será visible en el año 2022 en la constelación de Cygnus. El impacto luminoso puede ser tan fuerte, que la estrella puede convertirse en uno de los objetos más brillantes en el cielo nocturno por unos días.

El autor principal de la investigación, afirma que pronósticos de este tipo "nunca se han hecho antes". A su vez el investigador, una vez cumplido su augurio, será el primero en predecir  la colisión de estrellas antes de que su luz alcance la Tierra.

Publicado en Astronomía

Los científicos han encontrado pruebas de la existencia en Plutón de unas formaciones de nieve y hielo que hasta ahora solo se habían visto en la Tierra, informa la agencia espacial NASA en su página oficial.

El descubrimiento ha sido realizado utilizando un modelo similar al que emplean los meteorólogos para pronosticar el tiempo y una simulación por ordenador de la física del hielo evaporado. Formadas por la erosión, estas formas, conocidas como 'penitentes', son depresiones en forma de cuenco con unas agujas de varios cientos de metros alrededor del borde. Reciben su nombre porque tienen un aspecto similar al de los penitentes de las procesiones de Semana Santa.

La investigación, encabezada por John Moores de la Universidad de York en Toronto (Canadá) y realizada en colaboración con científicos del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins y el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, indica que estas formas de hielo también pueden existir en otros planetas donde las condiciones ambientales son similares.

En la Tierra, por su parte, solo se encuentran en los Andes por encima de 4.000 metros, donde el aire es delgado y el punto de rocío nunca está por encima de la congelación. Allí, la nieve y el hielo no se derriten, sino que se subliman. La identificación de estas crestas en el área informalmente llamada Tartarus Dorsa de Plutón sugiere que para que se formen penitentes es necesaria la presencia de una atmósfera, lo que, según Moores, explicaría por qué no se han detectado previamente en otros satélites helados o planetas enanos.

Publicado en Astronomía

Durante 2016 la NASA rompió un récord de exploración del universo que incluyeron numerosos avances tecnológicos, científicos y en temas de exploración del espacio.

Se trató de un “progreso récord en nuestros objetivos de exploración”, dijo Charles Bolden, Administrador de la NASA, quien añadió que los científicos avanzaron en las capacidades para explorar mucho más el Sistema Solar mientras “aumentamos las observaciones de nuestro hogar y nuestro universo, aprendiendo más sobre cómo constantemente vivir y trabajar en el espacio”

  • La sonda espacial Juno llega a Júpiter: Luego de casi cinco años de viaje a través del Sistema Solar, la sonda espacial Juno entró en la órbita de Júpiter el pasado 4 de julio. La sonda tuvo que realizar una complicada maniobra para reducir suficientemente la velocidad como para permitir que se detuviera en órbita: se encendió su motor principal durante 35 minutos y frenó con eficacia para reducir la velocidad de la nave espacial en cerca de 542 metros por segundo. Es la primera nave espacial en orbitar Júpiter desde Galileo, que se estrelló deliberadamente contra el planeta el 21 de septiembre de 2003, para proteger uno de sus descubrimientos: un posible océano debajo de la luna Europa.

 

 

 

  • Nuevo telescopio espacial para revelar los secretos del universo: Después de años de estudios preparatorios, la NASA inició en febrero de este año una misión astrofísica “para ayudar a desbloquear los secretos del universo”. Para ello crearon el telescopio Wide Field Infrared Survey Telescope (WFIRST). Este tiene una vista 100 veces más potente que la del telescopio espacial Hubble y será de gran ayuda para los científicos de la NASA en investigaciones sobre energía y materia oscura, así como para explorar la evolución del cosmos.

 

  • Descubren 1.284 planetas nuevos: En mayo de 2016, la NASA hizo el hallazgo de planetas más grande en la historia al encontrar 1.284 nuevos. La misión Kepler hizo el descubrimiento y verificación de los nuevos planetas. El análisis de los nuevos planetas se dio en base al catálogo de la misión Kepler en julio de 2015, que había identificado 4.302 potenciales planetas. Los más de 1.200 planetas cumplen con el 99% de los requisitos para ser considerados como tales, a diferencia de los demás, que requerían un estudio adicional pues eran propensos a no ser planetas reales. En julio de 2015, la NASA anunció que había encontrado el exoplaneta Kepler-452b que tiene aproximadamente el mismo tamaño de la Tierra y está en una "zona habitable" alrededor de una estrella como el Sol.

 

 

 

  • ¿Hay agua en una de las lunas de Júpiter? Gracias a las observaciones hechas a través del telescopio Hubble, los científicos recogieron evidencia que sugiere que habría columnas de agua saliendo de Europa. Se les conoce como plumas, que son columnas de fluido o vapor. La NASA dijo que “Europa (la luna de Júpiter) tiene un océano global enorme que contiene hasta dos veces la cantidad de agua que los océanos de la Tierra, pero está protegida por una capa de un material desconocido inusualmente duro y frío. Las plumas proveen una oportunidad de tomar muestras de lo que sucede bajo la superficie sin tener que perforar el hielo”.

 

  • Scott Kelly regresa del espacio después de un año: El 1 de marzo, los astronautas Scott Kelly, Mikhail Kornienko y Sergey Volkov volvieron a la Tierra después de completar una misión de casi un año en la Estación Espacial Internacional, un récord para un astronauta estadounidense. El veterano del espacio fue testigo de algunas de las escenas más impresionantes de la Tierra durante su misión, como observar la aurora boreal, pasar por encima de las Bahamas y ver enormes tormentas como el huracán Patricia. En marzo de este año, la NASA capturó también los primeros minutos de la explosión de dos estrellas y observaron, por primera vez, la onda de choque generada por el colapso de una supernova.

 

La NASA resaltó una gran cantidad de proyectos de investigación y avances tecnológicos durante 2016, como por ejemplo un contrato por 20 millones de dólares con la compañía Lockheed Martin para que desarrolle un diseño preliminar de un avión de pasajeros más silencioso designado para volar más rápido que la velocidad del sonido.

Publicado en Astronomía

El 2017 trae múltiples recompensas para los admiradores de los eventos astronómicos, incluidos dos espectaculares eclipses de sol que se podrán apreciar en el continente americano.

El cielo en Norteamérica tendrá su primer eclipse total de sol en casi 70 años, por lo que ya ha sido nombrado como el "eclipse del siglo".

Pero también Sudamérica tendrán un eclipse anular, lo que dejará ver un asombroso "anillo de fuego" en la región de la Patagonia.

A eso se suman dos eclipses de luna, una superluna y un montón de lluvias de estrellas a lo largo del año, según un recuento de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA).

 

El primer eclipse de sol del año tendrá lugar el 26 de febrero y será un eclipse anular: la Luna cubrirá parcialmente al sol de manera que en su fase máxima se apreciará una corona de luz.

El mejor punto para ver este eclipse será el sur de Argentina (Comodoro Rivadavia) y Chile (Puerto Aysen), donde podrá contemplarse un 100% de este fenómeno.

En las ciudades de Buenos Aires, Santiago de Chile y Montevideo, el eclipse será de un 60%.

Eclipse de sol anular

El segundo eclipse solar tendrá lugar el 21 de agosto y será u eclipse total.

Es decir, la estrella será cubierta en toda su circunferencia, y podrá apreciarse en Norteamérica, principalmente a lo largo del territorio de Estados Unidos.

Desde el sur de la costa Este hasta el norte de la costa Oeste podrá apreciarse en distintas fases, pero su punto máximo de oscuridad se dará entre los estados de Ohio, Kentucky y Virginia Occidental y durará 2:40 minutos.

Ciudades fronterizas del norte de Méxicopodrán alcanzar a percibir un eclipse de 60%.

Eclipse penumbral

Poco antes, el 7 de agosto tendrá lugar un eclipse parcial de luna.

Y el 11 de septiembre en el continente americano se podrá apreciar un eclipse lunar penumbral, que se produce cuando la Luna queda en la sombra que hace la Tierra al interponerse frente al Sol y solo se oscurece ligeramente.

Por lo demás, si 2016 fue el año de las superlunas, en 2017 solo habrá una, el 3 de diciembre, que no superará en tamaño a las del año anterior.

10 lluvias de estrellas

Las lluvias de estrellas en realidad son lluvias de meteoros, los fragmentos de objetos astronómicos como los cometas que se queman al ingresar a la atmósfera terrestre.

Este 2017 habrá 10 momentos de este fenómeno en sus diversos tipos, que reciben sus nombres de las constelaciones.

Perseidas

E3 de enero, por ejemplo, se podrá ver a lasCuadrántidas. Es una lluvia que se da en los primeros cinco días de cada año en la constelación Bootes y recibe su nombre por la antigua constelación Quadrans Muralis.

LasLíridas, por su parte, reciben su nombre por la constelación Lira. Se podrán ver de 10 a 20 meteoros en su hora pico, en la noche del 22 de abril.

El4 de mayoes el turno de las Eta Acuáridas. Esta lluvia de estrellas se caracteriza por la alta velocidad de sus meteoros procedentes del cometa Halley y reciben su nombre por la constelación de Acuario.

Mientras que lasDelta Acuáridas se podrán observar el27 de julio.Son meteoros débiles más perceptibles desde el hemisferio sur, y aunque su origen es desconocido, la NASA cree que pueden venir del cometa 96P Machholz.

Las Perseidas también son meteoros de alta velocidad, en la constelación de Perseo. Esta lluvia, que se podrá ver el 12 de agosto, estará entre las tres mayores lluvias del año.

Mientras que las Oriónidas, consideradas por la NASA una de las lluvias más bellas del año, se podrán ver el 21 de octubre.

Estos meteoros también son fragmentos del cometa Halley que se ubican en la constelación de Orión y se podrán ver tanto en el hemisferio norte como en el sur justo después de la media noche.

Oriónidas

Noviembre es el mes con más actividad de lluvia de meteoros y este año empieza el día 5 con las Táuridas del Sur, que solo pueden apreciarse desde ese hemisferio.

LasTáuridas del Norte, por su parte, serán visibles en el hemisferio norte el12 de noviembre.

Ambas se caracterizan por su caída lenta que dibuja una mejor trayectoria y con más brillo.

Y el 17 de noviembre será el turno de las Leónidas ,las que alcanzan una de las más rápidas velocidades al entrar a la Tierra (71 km/s) y proceden del cometa Tempel-Tuttle en la constelación de Leo.

Por último, el año cierra el 14 de diciembre con la lluvia de las estrellas conocidas como Gemínidas.

Su nombre viene de la constelación de Géminis y para la NASA son consideradas como "una de las mejores y más confiables lluvias anuales de meteoros" que pueden verse en todo el planeta.

Publicado en Astronomía

En los últimos años, los expertos han detectado en las enanas marrones, bautizadas como 'estrellas fallidas' (ya que contienen los mismos materiales que una estrella pero con muy poca masa para brillar) unas características que permiten clasificar a estos objetos como planetas mayores. Se trata de la presencia de plomo y 'nubes' minerales, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno y carbono en su atmósfera.

Estas, son las condiciones de vida adecuadas para los microbios en las atmósferas de las enanas, si el tamaño de estos microbios es diez veces menor que el de las típicas bacterias terrestres.

De esta manera, la vida extraterrestre no siempre necesita de planetas para evolucionar y sobrevivir, de acuerdo con los científicos. 

Asimismo, en teoría, en las enanas marrones podrían existir organismos más grandes si en las atmósferas de estos cuerpos celestes hay poderosas y ascendentes corrientes de aire, como las de Júpiter y Saturno.

Publicado en Astronomía

Durante décadas, los científicos han considerado que el factor clave para determinar si un planeta puede albergar vida es la distancia a su estrella. Esa distancia es lo que los investigadores llaman la «zona habitable». En un mundo así, no hará demasiado calor ni demasiado frío, aumentando las posibilidades de que exista agua sobre su superficie.

Pero investigadores de la Universidad de Yale creen que hay otro factor igual de importante que hasta ahora no ha sido tenido en cuenta. El simple hecho de encontrarse en la zona habitable no es suficiente para que un planeta mantenga la vida. Además, ese mundo debe formarse con una temperatura interna correcta. 

Los investigadores de Yale no están de acuerdo y  explican el porqué. «Si reúne todo tipo de datos científicos sobre cómo la Tierra ha evolucionado en los últimos mil millones de años y trata de darles sentido, verá que la convección del manto es indiferente de la temperatura interna», dice Jun Korenaga, autor de del estudio y profesor de geología y geofísica en Yale. Korenaga presenta un marco teórico general que explica el grado de autorregulación previsto para la convección del manto y sugiere que la autorregulación es poco probable en planetas similares a la Tierra.

«La falta del mecanismo autorregulador tiene enormes implicaciones para la habitabilidad planetaria» «Los estudios sobre la formación planetaria sugieren que planetas como la Tierra se forman por múltiples impactos gigantes, y el resultado de este proceso altamente aleatorio es muy diverso».

Tal diversidad de tamaño y temperatura interna no obstaculizaría la evolución planetaria si hubiera autorregulación de la convección del manto, dice Korenaga. «Lo que damos por sentado en la Tierra, como océanos y continentes, no existiría si la temperatura interna del planeta no hubiera estado en un cierto rango, y esto significa que el comienzo de la historia de la Tierra no pudo ser demasiado caliente o demasiado frío».

Publicado en Astronomía

A la cámara HiDyRS-X de la NASA , no se le escapa ningún detalle y es una de las cámaras más modernas desarrolladas hasta ahora. 

Podría decirse que es una versión a gran escala del efecto HDR (alto rango dinámico) de los celulares inteligentes que usamos hoy en día.

Y precisamente esa capacidad es lo que le permite grabar en tres dimensiones y a muy alta resolución las zonas oscuras y luminosas de las llamas que desprenden los cohetes espaciales durante su lanzamiento, que es para lo que fue diseñada                     

Así eran grabadas hasta ahora las llamaradas de los cohetes de la NASA

Las impresionantes imágenes fueron capturadas durante una serie de pruebas en tierra que la NASA realizó hace algunos días para el motor QM-2, en las instalaciones de la empresa aeroespacial Orbital ATK, en Utah. EE.UU.

Ese motor formará parte del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS), la lanzadera que acompañará al vehículo de exploración Orion en sus misiones a Marte y al espacio profundo a fines de 2018 y que convertirá al SLS en"el cohete más potente del mundo", según dijo la NASA.

Publicado en Ciencia y Tecnología

Innumerables son los secretos que han salido a la luz del universo y de todo lo que ahí se encuentra; pero aún más, es la información que sigue escondida en los lugares más ocultos de nuestro Universo.

Estos,  son unos de  las más impresionantes  cifras astronómicas del universo: 

 

1.- La Tierra recorre 30 kilómetros cada segundo alrededor del Sol: 2.500.000 km en un día. Sobre nuestro eje, ahora 
mismo, vamos 
a 1.000 km/h.

2.- 1000  planetas Tierras completas  caben en Júpiter. Es el planeta más grande, el que gira más rápido (da una vuelta en 10 horas) y el más peligroso (porque emite radiación). Se le conocen 67 lunas (y una de ellas, al parecer, podría albergar vida). Desde principios de julio, la nave norteamericana Juno está orbitando sobre sus polos. Es la que más se ha acercado.

3.- Serían 2 quintillones de kilos  es lo que pesa el sol. Supone 330.000 veces la masa de la Tierra. Sin embargo, en el espacio es una estrella ‘normal’. Según investigaciones , está a 149.600.000 km de nuestro planeta, por lo que si quisiéramos ir en avión, tardaríamos 26 años en llegar. Tiene unos 4.600 millones de años y le quedan otros 6.500 millones hasta que gaste todo su hidrógeno. Después de ese tiempo, engulliría a la Tierra y al resto de planetas del Sistema Solar.

 4.- La UY Scuti: una hipergigante roja (el color indica que está al final de su vida). Ocuparía en el Sistema Solar el espacio de todos los planetas hasta Júpiter y parte de Saturno. Es  la estrella más grande conocida es 1.708 veces más grande que el sol. 

5.- 13.800 millones de añosEs lo que tiene de vida el Universo, desde el Big Bang. La materia de todo lo conocido (planetas, estrellas, etc.) es solo el 5 %. En el otro 95 % 
(el 27 %, materia oscura y el 68 %, energía oscura) no se tiene ni idea qué hay, de qué está formado.

 

 

 

6.- 100 
toneladas de residuos extraterrestres orbitan cada día la Tierra. Son meteoroides, trozos de roca desprendidos en cometas. Unos 500 pasan a la atmósfera cada año (por lo que, entonces, se llaman meteoros) pero se desintegran antes de impactar (así que no llegan a ser meteoritos).

7.-  93.000 millones de 
años luz  es el diámetro del Universo visible (que no  es el total). Si cada año luz son 9,45 billones de km... ¡Haz tus cuentas!

8.- 10.000.000.000.000.000.000.000.000 son aproximadamente  las estrellas que hay en el universo. Según diversos estudios, es el cálculo que se obtiene de contar las estrellas de las galaxias pequeñas; como la Vía Láctea, que tiene de 200.000 millones a 400.000 millones de estrellas; y multiplicar en función de las dimensiones del espacio. 

9.-  Según un blog de ciencia , si todas las estrellas de la Vía Láctea tuvieran nombre 
y dijéramos uno por segundo,tardaríamos 4.000 años en nombrarlas.

10.- 553 personas han estado en el espacio. Ahora mismo, hay 3 que nos miran desde allá arriba. 

Publicado en Astronomía
Página 1 de 3