Está por convertirse en uno de los 10 icebergs más grandes jamás registrados y su tamaño equivale a más de la mitad de la isla de Puerto Rico.

Los científicos afirman que este enorme témpano de hielo está a punto de separarse de la Antártica, en el Polo Sur.

Una grieta antigua creció de repente en diciembre del año pasado y, ahora, apenas 20 kilómetros de hielo mantienen unido al bloque de alrededor de 5.000 kilómetros cuadrados con el continente antártico. Larsen C, como se la conoce, es la plataforma de hielo que se encuentra más al norte de la Antártica.

 

Un grupo de investigadores, afirman que la pérdida de una pieza de ese tamaño dejará al resto de la plataforma de la Antártica vulnerable a rupturas futuras.

Larsen C tiene unos 350 metros de espesor y flota en los mares al borde de la Antártida Occidental, frenando el flujo de glaciares menores.

Los investigadores han estado siguiendo la grieta de Larsen C durante muchos años.

Señalaron que la observan con "cierto temor" tras el colapso de la plataforma de hielo Larsen A, en 1995, y la ruptura repentina de la plataforma B de Larsen, en 2002.

Grieta en la Antártica

Los científicos no son los únicos en estar muy atentos a lo que allí sucede. El año pasado, investigadores del Proyecto Midas de Reino Unido advirtieron que la grieta de Larsen C crecía rápidamente.

 

Las observaciones del equipo de Gales señalan que, en diciembre del año pasado, la velocidad de crecimientode la brecha se aceleró y aumentó 18 kilómetros en sólo un par de semanas.

Lo que pronto podrá ser un iceberg gigantesco ahora es un bloque de hielo que cuelga del continente antártico por un "hilo" de tan sólo 20 kilómetros de largo.

La grieta es de unos 100 metro de ancho, pero se estima que es de medio kilómetro de profundidad.

"Si la separación no se produce en los próximos meses, me sorprenderé", afirmó el profesor Adrian Luckman, uno de los investigadores de la Universidad de Swansea. "Está tan cerca de la ruptura que creo que es inevitable"

El profesor  señaló que el área que se separará será de unos 5.000 kilómetros cuadrados, un tamaño que hará de ese iceberg uno de los 10 más grandes que se han registrado.

 

Los investigadores, sin embargo, dicen que se trata de un evento geográfico y no climático.

Señalan que la grieta ha estado presente durante décadas, pero que se ha profundizado y extendido en este momento en particular.

Desaparición de Larsen B

Una de las hipótesis es que el calentamiento global pudo provocar la separación del iceberg, pero los científicos de Swansea dicen que no tienen ninguna evidencia directa para comprobar aquello.

Lo que de verdad les preocupa a los investigadores es cómo la ruptura afectará al resto de la plataforma.

Mucho más considerando la forma "espectacular" en la que Larson B se desintegró en 2002 después de una ruptura similar.

"Nosotros estamos convencidos, aunque otros no están, que la plataforma de hielo restante será menos estable que la que existe ahora", apuntó Luckman.

El nivel del mar

A medida que flote sobre el mar, el iceberg resultante de la ruptura no elevará el nivel de las aguas, explica el profesor.

Sin embargo, si la plataforma se rompe aún más, podría dar lugar a glaciares que se hundan y toquen tierra.

Este hielo no flotante tendría un impacto en el nivel del mar, señala Luckman.

Según las estimaciones, si todo el hielo que Larsen C actualmente retiene se hunde en el mar, las aguas globales pueden aumentar hasta 10 centímetros.

Hay pocas certezas en este momento de lo que pueda pasar, más allá de un cambio inminente en el contorno de la costa helada de la Antártica.

 

Publicado en Medio Ambiente

La tragedia ocurrió el 14 de abril de 1912, aunque todavía no acaban los enigmas acerca del célebre transatlántico. Un buque alemán pasó por el lugar de los trágicos acontecimientos la mañana siguiente y el mayordomo, M. Linoenewald, sacó una fotografía de un iceberg, acompañándola con un mensaje. Según el escrito, en la superficie del témpano había huellas "claramente visibles" de pintura roja, supuestamente producidas por el "roce de un buque".

El descubrimiento de la fotografía con  un mensaje del testigo del trágico naufragio del Titanic, ha sido hecho público recientemente. Ambos documentos históricos han sido puestos en venta.

La empresa White Star Line, compañía propietaria del Titanic, ha hecho pública esa imagen junto con el citado documento y los ha sacado a subasta, la cual tendrá lugar el próximo 24 de octubre. Según las estimaciones, el precio de los objetos varía entre los 13.000 y 21.250 euros.

Anteriormente, salieron a luz otras fotos con témpanos de hielo que se creían, eran verdaderas, sin embargo muchos expertos coinciden en que esta última imagen tomada por Linoenewald, "sí es real".

Publicado en Notas Curiosas