A a unos 130 años luz de la Tierra un extraño objeto, que le llamaron  CFBDSIR 2149-0403 parece estar retando a los investigadores. Especialmente porque los datos espectroscópicos han revelado la presencia de gas de metano y agua.

Ahora, un equipo internacional de astrónomos,  ha estado  tratando de revelar la verdadera naturaleza del enigmático objeto. Algo que no han conseguido por completo, aunque sí que han estrechado bastante el círculo a su alrededor. Por un lado reafirman la posibilidad de que el objeto sea un joven planeta solitario, aunque también podría tratarse de una enana marrón de muy baja masa y alta metalicidad. 

 

Para averiguar más detalles, los investigadores han estudiado ahora el objeto en varias longitudes de onda diferentes, utilizando para ello varios espectrógrafos, cámaras de rayos X e infrarrojos y el telescopio espacial Spitzer. Los datos en rayos X han permitido llevar a cabo un detallado estudio de las propiedades físicas de este objeto.

Además de determinar su paralaje, el seguimiento del objeto también permitió a los investigadores derivar su posición cinemática en seis ejes diferentes. Y los resultados indican que, después de todo, CFBDSIR 2149-0403 no forma parte de la asociación estelar AB Doradus, como se creía al principio, lo cual elimina cualquier restricción sobre su posible edad. De hecho, la edad estimada de AB Doradus está entre los 50 y los 119 millones de años. Pero el objeto podría ser mucho más antiguo.

La conclusión más importante de este nuevo estudio es que CFBDSIR 2149-0403 es, con toda probabilidad, una masa planetaria aislada de menos de 500 millones de años de antigüedad, con una masa entre dos y trece veces la de Júpiter; o bien una enana marrón más vieja, de entre 2.000 y 3.000 millones de años, y con una masa que oscila entre dos y cuarenta veces la de Júpiter. Los investigadores reconocen que nuestros conocimientos no son aún suficientes como para concluir cuál de las dos hipótesis es la correcta.

Muchas preguntas, pues, siguen sin respuesta. No sabemos cómp se formó CFBDSIR 2149-0403, ni cómo, en caso de ser un planeta, pudo terminar en su posición actual, tan lejos de cualquier estrella. Tampoco sabemos qué significan las lecturas de agua y metano captadas en su atmósfera, ni si se trata de uno entre miles de objetos similares o, por el contrario, estamos ante algo único. Puede que en el futuroestas incógnitas queden, por fin, despejadas.

 

Publicado en Astronomía
Miércoles, 14 Diciembre 2016 10:06

¿Encuentran un planeta en donde llueven "rubíes"?

Los astrónomos han descubierto en el exoplaneta HAT-P-7b nubes que pueden estar compuestas por corindón, mineral que forma los rubíes y los zafiros.

El exoplaneta HAT-P-7b fue descubierto en 2008. El gigante gaseoso se encuentra a una distancia de alrededor de mil años luz de la Tierra. Es un 40% mayor que Júpiter y orbita una estrella más caliente que el Sol.

Asimismo, es conocido por sus extremas temperaturas: el lado del exoplaneta que siempre se enfrenta al astro presenta temperaturas que superan los 2.500 grados Celsius, mientras que en su lado nocturno las temperaturas alcanzan los 1.300 grados. 

Ahora, tras monitorear la luz que se refleja en la atmósfera de HAT-P-7b e identificar los cambios que se producen en la misma, un equipo de científicos ha descubierto que el lejano exoplaneta experimenta masivos cambios en los vientos, lo que puede dar lugar a catastróficas tormentas.

Según el especialista, los fuertes vientos que circulan por el planeta transportan las nubes desde el lado nocturno al diurno. "Los vientos cambian drásticamente de velocidad, debido a lo cual se acumulan y luego se desvanecen grandes formaciones nubosas. Es la primera detección del tiempo en un gigante gaseoso ubicado fuera del sistema solar", constata.

Los autores de estudio creen que las nubes están hechas de corindón. Si las formaciones se mantienen en el lado nocturno del exoplaneta, donde el compuesto puede existir en forma líquida, este puede saturar la atmósfera inferior con gotas de 'rubíes' y 'zafiros'.

Publicado en Astronomía
Jueves, 31 Marzo 2016 09:46

El Sol, es acusado de 'robo'

Un grupo formado por los principales astrónomos de Suecia y Francia han llevado a cabo un estudio a gran escala cuyos resultados indican que el Sol 'robó' un exoplaneta de otro sistema solar. Los científicos creen que el cuerpo celeste, Planeta X, como se conoce en la comunidad científica, no pudo haberse formado en nuestro sistema solar.

De acuerdo con un estudio, aunque el planeta descubierto, que tiene aproximadamente 10 veces la masa de la Tierra, no se detecta visualmente ya que su plano de rotación es distinto del de otros planetas, los investigadores lograron determinar que se mueve en una órbita inusual muy alargada con un periodo orbital de 17.000 años.

Inicialmente estas características únicas del cuerpo celeste hacían que los astrónomos considerasen que había sido eliminado del disco protoestelar hace unos 4,5 millones de años, pero ahora los científicos creen que ni siquiera tiene origen en nuestro sistema solar. 

Los científicos simularon la evolución de la situación en la que el exoplaneta podría haber sido capturado por el campo gravitatorio de nuestra estrella. El experimento demostró que el Sol podría 'haber robado' el planeta a una distancia de alrededor de 150 unidades astronómicas si este giraba a una gran distancia de su estrella. Además, el Planeta X tiene una trayectoria orbital que tiene cabida en la configuración dinámica de nuestro sistema solar.

Publicado en Astronomía

Los científicos de la NASA han observado cambios drásticos de temperatura en la atmósfera de uno de los exoplanetas más volátiles conocidos, el HD 80606b, que experimenta caídas de cientos de grados en cuestión de horas, informa la página web oficial de la agencia espacial.

De acuerdo con los astrónomos, hay cerca de 2.000 exoplanetas fuera del sistema solar, muchos de ellos conocidos como 'Jupíteres calientes en ebullición', debido a su atmósfera gaseosa y la proximidad a estrellas de fuego. Sin embargo, un planeta a 190 años luz de la Tierra ha atraído la lente del telescopio espacial infrarrojo Spitzer de la NASA debido a su "muy excéntrica" órbita de 111 días alrededor de su estrella.

Según la visualización de la agencia espacial, un lado del planeta se calienta extremadamente mientras se aproxima a la estrella alrededor de la que orbita. Así, cuando el cuerpo celeste está en el punto más cercano a su estrella, el lado orientado hacia ella alcanza una temperatura de hasta más de 1.100 grados. 

Publicado en Astronomía

Un equipo internacional de astrónomos  de la Universidad de Keele en Reino Unido, ha anunciado el descubrimiento de cinco nuevos 'Jupíteres calientes', exoplanetas gigantes similares en características al mayor planeta de nuestro sistema solar que orbitan muy cerca de sus estrellas.

En el momento del hallazgo, los investigadores se encontraban buscando tránsitos de planetas.

Los planetas descubiertos han sido denominados 'WASP-119 b', 'WASP-124 b', 'WASP-126 b', 'WASP-129 b' y 'WASP-133 b'. En cuanto a sus características, sus masas oscilan entre 0,3 y 1,2 veces la masa de Júpiter, tienen radios de entre 1,5 y 1 vez el radio de Júpiter y sus periodos orbitales varían de 2,17 a 5,75 días.

Los exoplanetas gigantes son excelentes objetos de estudio para los astrónomos en su búsqueda de mundos fuera del sistema solar. El tamaño y la proximidad de estos planetas es fácil de detectar, ya que crean una gran disminución en el brillo al pasar delante de sus estrellas.

Publicado en Astronomía