El telescopio Hubble capturó la espectacular muerte de una estrella, un evento que muy pocas veces ha sido visto por los astrónomos.

 La estrella moribunda, conocida como gigante roja, en sus etapas finales expulsa sus capas exteriores, dejando nubes de gas y polvo, lo que se llama una nebulosa planetaria.

La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) publicaron la foto de la Nebulosa Calabash (Nebulosa Calabaza). El gas, visto en amarillo, fue expulsado a 621.371 millas por hora (casi un millón de kilómetros por hora), según la ESA.

Los astrónomos rara vez llegan a ver este tipo de transición porque se produce "en un abrir y cerrar de ojos, en términos astronómicos", dijo la ESA.

Esta nebulosa también se conoce como la Nebulosa del 'Huevo Podrido', ya que contiene una gran cantidad de azufre, que huele a huevos podridos. Afortunadamente, reside a más de 5.000 años luz de distancia, en la constelación de Puppis, según la ESA.

 

 

 

 

 

Publicado en Astronomía

Astrónomos de EUA,  hicieron un gran hallazgo, han localizado siete grupos de galaxias enanas. Esto facilitará a entender cómo crecen conjuntos de estrellas como la Vía Láctea.

Estas galaxias fueron localizadas a partir del estudio y análisis del llamado Sloan Digital Sky Survey, un proyecto de investigación del espacio mediante imágenes realizadas por un telescopio.

Los científicos también utilizaron, entre otros, un telescopio del observatorio ApachePoint en Nuevo México, para confirmar que estos grupos de galaxias están unidos.

Además de un conjunto de estrellas, una galaxia tiene nubes de gas, planetas, polvo cósmicos, materia y energía oscura unidos gravitatoriamente. La investigación indica que cada grupo de estas galaxias alberga de tres a cinco miembros conocidos, por lo que aporta una ventana u mica para entender el mecanismo sobre la posible formación de galaxias aisladas con mayor masa.

Publicado en Astronomía

Un grupo de astrónomos de la NASA, ha detectado varios cometas 'suicidas' hundiéndose en la estrella joven HD 172555  situada a unos 95 años luz de la Tierra. El hallazgo fue posible gracias a las observaciones del telescopio espacial Hubble que detectó dos fenómenos por separado con un intervalo de seis días.

La estrella donde ocurrieron estos fenómenos se encuentra en la Asociación estelar de Beta Pictoris, que es el conjunto de estrellas jóvenes más cercano a la Tierra. La propia HD 172555 tiene  la antigüedad   de 23 millones de años y es considerada 'adolescente' en comparación con el Sol, que tiene 4.600 millones de años de edad.

El hallazgo permitirá saber más sobre el efecto que la caída de estos cometas pudo tener en las etapas tempranas de nuestro sistema solar y también en actualidad, ya que, precisamente, estos objetos espaciales tal vez transportaron agua a la Tierra y a otros planetas

Los astrónomos no vieron exactamente a los cometas cayendo de la órbita de la  estrella, sino que detectaron el movimiento rápido de gases de silicio y de carbono a una velocidad de 580.000 kilómetros por hora cerca del disco.

La explicación más probable es que los gases de formaron después de que unos objetos parecidos a cometas se fragmentaron al atravesar este disco, Sin embargo, sin más datos adicionales no se puede saber con certeza si de verdad se trata de cometas o de algún otro tipo de objeto, como asteroides.

Publicado en Astronomía
Lunes, 02 Enero 2017 09:22

La Tierra se acerca mucho más al Sol

Destacan los científicos que el cuarto día del año a las 14:17 UTC nuestro planeta va a entrar en el "perihelio", es decir el punto más cercano de su órbita alrededor del Sol. En esa jornada la Tierra estará a unos 147 millones de kilómetros de la estrella, o sea, unos 5 millones de kilómetros más cerca que durante el afelio, cuando la Tierra está en el punto opuesto y más alejado del Sol.

 La causa de esta variabilidad del comportamiento de la Tierra es que su órbita está estirada. El globo terráqueo entra en perihelio y afelio una vez al año, recorriendo la órbita a una velocidad de 30 km por segundo. El planeta recibe más calor durante el perihelio que durante el afelio, pero esto no tiene una influencia considerable sobre el clima.

Además, se espera que en la noche del 4 de enero tenga lugar el 'espectáculo celeste' de las cuadrántidas, una lluvia de meteoros de alta actividad. Los bólidos van a caer a una velocidad de 200 piezas por hora y aunque se queman a una altitud de 80 kilómetros seguirán siendo visibles.

 El Planetario de Moscú informó que el evento espacial más importante para nuestro planeta en 2017 será el eclipse solar del 21 de agosto que se podrá ver en América del Norte y en la parte norte de América del Sur.    

Publicado en Astronomía

Científicos polacos de la Universidad Adam Mickiewicz de Poznań han calculado que la distancia a la cual la estrella Gliese 710 se aproximará hacia el Sistema Solar será en cinco veces menor de lo que se creía anteriormente.

De acuerdo con los cálculos de los investigadores polacos, publicados en la revista Astronomy and Astrophysics, dentro de 1,35 millones de años, Gliese 710 se aproximará al Sol a una distancia de 1,2 billones de millas.

 ¿Es hora de prepararnos para una posible tormenta solar de efectos imprevisibles? El efecto gravitacional del astro, cuyas dimensiones alcanzan un 60% del tamaño del Sol, será tremendo. Se prevé que Gliese 710 lance una auténtica “ducha de cometas” al interior del Sistema Solar, que incluso podrían impactar contra la Tierra. “Anualmente Gliese 710 generará al menos 10 cometas de periodo largo.

La influencia de la estrella se sentirá en el Sistema Solar durante mucho tiempo. En el futuro, su acercamiento hacia el Sol se convertirá en el encuentro más perturbador en la historia del Sistema Solar”, concluyen los autores del estudio. Obviamente son malas noticias para la humanidad, a menos que los científicos de las futuras civilizaciones hayan aprendido a desviar asteroides y cometas para ese entonces.

Publicado en Astronomía

Un estallido brillante, que previamente fue calificado como una supernova, podría ser el resultado de la desaparición de una estrella en un gran agujero negro, informa el portal 'Space'.

Se trata de la explosión estelar, que fue descubierta por astrónomos el pasado mes de enero durante un análisis de los datos logrados por el observatorio ASAS-SN. La explosión, bautizada como 'ASASSN-15lh', se produjo a unos 3.800 millones de años luz de la Tierra y dio cerca de 570.000 millones de veces más de luz que el Sol.

Varios factores sugieren que la ASASSN-15lh no fue una supernova altamente luminosa. Según el astrofísico Giorgos Leloudas del Instituto Weizmann de Ciencias (Israel) y del Instituto Niels Bohr (Dinamarca), la explosión se registró en una gran galaxia roja, "donde no deberíamos encontrar supernovas superluminosas". Ha explicado que a este tipo de galaxias les faltan las jóvenes estrellas masivas que provocan supernovas altamente brillantes.

Además, tras 10 meses de observación posterior los astrónomos señalan que el modo en el que evolucionó la explosión "no es consistente con una bola de gas en expansión". En vez de enfriarse, que es lo que suele ocurrir con las supernovas, "este objeto, tras 100 días, empezó a volver a calentarse y permaneció cálido a una temperatura constante y muy alta durante mucho tiempo, y continúa así", ha destacado Leloudas.

De esta manera, los científicos sugieren que la ASASSN-15lh podría ser causada por la desintegración de una estrella bajo la fuerza de gravedad de un agujero negro. Este fenómeno astronómico se conoce como 'un evento de disrupción de marea'.

Leloudas ha concluido que la composición de los elementos observados en dicha explosión son más consistentes con un evento de disrupción de marea de una estrella de poca masa que con una supernova altamente luminosa.

Publicado en Astronomía

En los últimos años, los expertos han detectado en las enanas marrones, bautizadas como 'estrellas fallidas' (ya que contienen los mismos materiales que una estrella pero con muy poca masa para brillar) unas características que permiten clasificar a estos objetos como planetas mayores. Se trata de la presencia de plomo y 'nubes' minerales, oxígeno, hidrógeno, nitrógeno y carbono en su atmósfera.

Estas, son las condiciones de vida adecuadas para los microbios en las atmósferas de las enanas, si el tamaño de estos microbios es diez veces menor que el de las típicas bacterias terrestres.

De esta manera, la vida extraterrestre no siempre necesita de planetas para evolucionar y sobrevivir, de acuerdo con los científicos. 

Asimismo, en teoría, en las enanas marrones podrían existir organismos más grandes si en las atmósferas de estos cuerpos celestes hay poderosas y ascendentes corrientes de aire, como las de Júpiter y Saturno.

Publicado en Astronomía
Viernes, 23 Septiembre 2016 10:14

Otra megaestructura aparece en estrella

Un equipo internacional de científicos dirigido por el Dr. Simone Scaringi del Instituto Max Planck para la Física Extraterrestre en Alemania ha descubierto lo que parece ser un segundo conjunto de megaestructuras, posiblemente artificiales, girando alrededor de una estrella de nuestra galaxia. Los astrónomos hallaron una drástica disminución del 65% en el brillo de la Estrella EPIC 204278916 por 25 días consecutivos.

 

Más información en el siguiente video>> 

 

      

Publicado en Astronomía

Confirmado. El telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA ha podido confirmar mediante la técnica de microlente gravitacional, la presencia de un planeta que orbita no una, sino dos estrellas enanas rojas.

El planeta se encuentra a 8.000 años luz de distancia hacia el centro de la Vía Láctea y orbita este dúo estelar a 450 millones de kilómetros de ellas, por lo que tarda en dar una vuelta completa unos 7 años terrestres,algo así como la distancia desde el cinturón de asteroides al Sol.

El sistema del planeta más el par de estrellas, ha sido bautizado como OGLE-2007-BLG-349;  se encuentran a nada menos que a 11 millones de kilómetros de distancia, 14 veces el diámetro de la órbita de la Luna alrededor de la Tierra.

Gracias a la espectacular nitidez de las imágenes que toma el Hubble, los astrónomos pudieron observar que la luz de las estrellas del sistema de lente en primer plano era demasiado débil para tratarse de una única estrella, pero tenía el brillo adecuado de dos enanas rojas cercanas que orbitan en entre sí.

Ahora que los astrónomos han podido demostrar la eficacia para detectar planetas que orbitan sistemas de pares de estrellas de la técnica de microlente gravitacional, es posible que encontremos muchos más sistemas como este gracias al telescopio Hubble.

Publicado en Astronomía

Astrónomos capturaron -con la ayuda del Observatorio Las Campanas en Chile- unas extrañas imágenes de una pequeña estrella antes y después que explotara en una clásica nova.

Esto ocurre cuando una enana blanca absorbe gas de una estrella mucho más grande hasta que explota; y sucede una vez cada 10.000 a un millón de años.

Las observaciones, hechas por científicos polacos, eran parte de un estudio de varios años del cielo cuyo objetivo original era detectar materia oscura.

Fue ese flujo constante de imágenes que alimenta ese proyecto sobre materia oscura lo que permitió a los expertos revisar los datos de años atrás y darse cuenta de cómo se veía el sistema de estrellas en mayo de 2009.

A pesar de que el evento ocurrió a 20.000 años luz es una excelente oportunidad para estudiar el proceso en que se produce una clásica nova.

Publicado en Astronomía
Página 1 de 4