Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

 

 

  
Astronomía

Astronomía (463)

Viernes, 20 Enero 2017 10:41

NASA obtiene la mejor imagen de los anillos de Saturno

Escrito por

La Sonda espacial Cassini, perteneciente a la NASA, tomó espectaculares imágenes de alta resolución de Dafne, el satélite de Saturno que orbita dentro de uno de los anillos del planeta.

Este satélite, que tiene aproximadamente de 6 a 8 km. de diámetro, orbita a una distancia media de 136.505 km y con un periodo de 0,594 días.La gravedad de Dafne esta provocando olas en dirección horizontal y vertical. Por primera vez, las estructuras verticales fueron observadas por la sonda espacial Cassini en 2009.

 

En la imagen que obtuvo la NASA, se puede notar que el satélite tiene una estrecha cresta situada alrededor de su ecuador, así como varios cráteres y una cresta más al norte del cuerpo celeste. En lo que respecta a la textura de los anillos de Saturno, el pico de la onda a la izquierda del objeto tiene una estructura más suave, probablemente debido al movimiento de las partículas finas tras la última aproximación cercana de Dafne a este borde.

 

La imagen de alta resolución fue tomada en la luz verde con la cámara de ángulo estrecho de Cassini, a una distancia de aproximadamente 28.000 kilómetros y con un ángulo de 71 grados. La escala de la imagen es de 168 metros por pixel.

 

 

 

Jueves, 19 Enero 2017 07:21

¿Qué Luna hace que Rusia trabaje con Europa?

Escrito por

La Agencia Espacial Europea (ESA) junto con ExoMars, tiene previsto desarrollar la cooperación con Rusia en el estudio y la exploración de la Luna.

En diciembre de 2016, durante la conferencia ministerial de los países miembros de la ESA, fue apoyada la decisión de cooperar con Rusia en la exploración de la Luna en los proyectos 'Luna-Glob' (primera misión de Luna-Resurs y su continuidad) y Luna-Resurs.

Al mismo tiempo el representante de la entidad europea destacó que la ESA no va a  participar en el experimento ruso de aislamiento de voluntarios para crear condiciones semejantes a un viaje espacial

El instituto de Problemas Médico-biológicos de Rusia prevé realizar en 2017 un experimento de aislamiento de personas por un plazo de 14 a 21 días como parte de la preparación de los cosmonautas para realizar largas travesías espaciales.

La sonda japonesa que  continúa  girando alrededor de Venus envió fotografías de una de las ondas más grandes que nunca antes se haya en el Sistema Solar. Los científicos creen que la onda se creó de una forma parecida  a como se forman las ondas en la superficie del agua de un riachuelo que corre sobre un fondo de rocas.

En este caso, el agua es la atmósfera inferior y el fondo rocoso son las montañas en la superficie de Venus. Las imágenes del fenómeno que se prolongó por cuatro días fueron tomadas en diciembre de 2015. Algo que resulta curioso, es que la estructura -que se extendió por 10.000 kilómetros- se mantuvo estacionaria a la altura de la cima de las nubes de Venus, en una región montañosa conocida como Aphrodite Terra.

También notaron que su temperatura era mayor que la de las regiones de la atmósfera circundante.

Akatsuki
Imagen ilustrativa    

Según los investigadores, el fenómeno es el resultado de una onda de gravedad que se genera cuando la atmósfera inferior pasa sobre las montañas y luego se propaga hacia arriba, a través de la densa atmósfera de Venus. Las ondas de gravedad se producen cuando un fluido -como un líquido, gas o plasma- se desplaza desde una posición de equilibrio.

Venus

                                                                                                                                                                                                                                                       Foto NASA

 

 En el estudio, los científicos señalan que esta investigación "presenta evidencia directa de la existencia de ondas de gravedad estacionarias y muestra también que estas pueden ser de gran escala, quizás las más grandes observadas nunca antes en el Sistema Solar". Los científicos están en lo cierto: "(la estructura) se extiende de polo a polo, lo cual es una distancia fenomenal". "En Júpiter no puedes tener algo así porque la rápida rotación del planeta hace que la atmósfera se divida en cinturones. La rotación lenta de Venus es lo que permite que se dé un fenómeno como éste". Las observaciones hechas por los investigadores japoneses muestran que la dinámica atmosférica en Venus puede ser más compleja de lo que se suponía.

 

 

 

 

Información BBC

Viernes, 13 Enero 2017 09:09

NASA detecta extraña mancha en la superficie del Sol

Escrito por

En su sitio web, la agencia espacial ha publicado una imagen animada del fenómeno, que muestra con claridad una gran mancha oscura que parece rasgar la superficie del Sol.

Este curioso fenómeno, denominado 'agujero coronal', se produce en zonas de la corona solar en donde la densidad y la temperatura del plasma son aproximadamente cien veces más bajas que en el resto de la superficie.

Los agujeros coronales aparecen en periodos de actividad solar mínima, y tras su formación la Tierra sufre las llamadas "tempestades magnéticas", que se dejan sentir en algunos dispositivos electrónicos, aparatos espaciales, frecuencias de radio y en la observación de fenómenos atmosféricos como la aurora boreal.

De hecho, los expertos opinan que las propias fotografías que muestran el agujero coronal podrían estar afectadas por el temporal geomagnético. Por todo esto, la predicción de posibles tempestades geomagnéticas no es muy fiable, aunque se considera que la probabilidad de que aparezcan en la Tierra es muy alta.

                                                                                                           

Los científicos han adjudicado al agujero el grado «G2», que corresponde a un nivel moderado en la escala de intensidad de temporales geomagnéticos.

Hay que tener en cuenta que este tipo de agujeros aparecen con frecuencia en el Sol . En diciembre del año pasado, tal y como reflejamos en este mismo medio, la NASA también informó sobre otro fenómeno de este tipo.

El hipotético mundo que algunos astrónomos creen que se oculta más allá de la órbita de Plutón podría ser un planeta interestelar capturado por nuestro Sistema Solar en algún momento del pasado, sugiere un nuevo estudio.

"Es creíble que el Planeta Nueve sea un 'vagabundo': un mundo que viajaba por el espacio sin vínculo gravitacional a ninguna estrella y ha sido secuestrado", afirmó el estudiante de la Universidad Estatal de Nuevo México James Vesper durante el 229.º encuentro de la Sociedad Astronómica Estadounidense en Grapevine (Texas).

Junto con su mentor, el profesor de matemáticas y física Paul Mason, Vesper elaboró simulaciones computerizadas de 156 encuentros entre nuestro Sistema Solar y planetas huérfanos de diversas trayectorias y tamaños. Las simulaciones muestran que en el 40% de los encuentros el planeta errante acabaría siendo capturado por el Sistema Solar. Estas podrían ser o bien una 'captura suave' –sin ser eyectado ningún planeta nativo– o con la expulsión de uno o más planetas a su llegada.

Según las simulaciones, es poco probable que el Sistema Solar se haya encontrado con un planeta errante de masa mayor de la de Neptuno (17 veces mayor que la masa terrestre). En dicho caso el invasor habría sacudido fuertemente el interior de nuestro Sistema, alterando el orden y la densidad que ha mantenido hasta ahora.

Se ha sugerido que la órbita del Planeta Nueva es elíptica y se sitúa a 1.000 unidades astronómicas respecto del Sol. Una unidad astronómica equivale a la distancia media entre el Sol y la Tierra.

La existencia de dicho cuerpo celeste fue sugerida inicialmente en 2014 por los astrofísicos estadounidenses Scott Sheppard y Chadwick Trujillo, que atribuyeron la peculiaridad de las órbitas de un grupo de objetos espaciales en el exterior del Sistema Solar a la influencia de un gigante todavía no detectado.

Desde entonces se han hallado más pruebas de la presencia de otros cuerpos que habitan las márgenes de nuestro sistema estelar.

La exploración del Sistema Solar -los viajes a Marte, las sondas espaciales, los dispositivos que aterrizan en cometas- no sólo han profundizado nuestro conocimiento del Universo, sino que también han ayudado a tener una perspectiva distinta sobre nuestro planeta.

Una evidencia de ello es la reciente foto publicada por NASA que muestra a la Tierra y a la Luna como nunca antes se habían visto: en sus proporciones adecuadas vistas desde Marte.

La imagen fue captada por la Sonda de Reconocimiento de Marte (MRO).

Se trata de una composición de fotografías tomadas por la MRO mientras se calibraba su cámara de alta resolución (HiRISE) para permitir la exploración del llamado "planeta rojo".

 

Las imágenes fueron tomadas a una distancia de 205 millones de kilómetros de la Tierra. En ellas se puede apreciar claramente a Australia, mientras que la parte blanca inferior que brilla es la Antártica, de acuerdo con la NASA.

Se tomaron dos fotos (con diferentes grados de luz, debido a que la Luna es más oscura que la Tierra) y después se unieron.

Aunque parece pequeña, como señala la revista Science Alert, nuestra Luna es la tercera en tamaño en todo el Sistema Solar.

La Sonda de Reconocimiento de Marte fue enviada al espacio el 12 de agosto de 2005.

Su principal misión es explorar el planeta vecino desde su órbita, ayudada por la cámara que permite tomar imágenes con al menos 30 veces más resolución que los aparatos de uso comercial más precisos.

En el centro de nuestra galaxia se encuentra Sagitario A*, un agujero negro supermasivo que pesa alrededor de cuatro millones de veces la masa del Sol. Si una estrella se acerca demasiado a este agujero, su gravedad extrema la rompe.

Pero en lugar de dejar a la estrella desintegrarse, Sagitario A* es capaz de acumular sus restos en masas mayores que la del planeta Neptuno, según la investigación presentada en una reunión la Sociedad Astronómica Americana.

 La investigación fue encabezada por Eden Girma de la Universidad de Harvard. Sugiere que este enorme agujero negro podría ser responsable de enviar una cantidad astronómica de estos objetos flotantes de gas comprimido.

"Nuestra galaxia podría ser poblada por cientos de millones de estos fríos fragmentos que son restos directos de las estrellas", explica Girma. Esos cuerpos parecidos a planetas se forman de una manera muy inusual.

Según las simulaciones llevadas a cabo por Girma y su equipo, unos 11.473 cuerpos celestes, más masivos que Neptuno, y a veces más grande que Júpiter, surgieron de las estrellas 'muertas'.

De esos recién nacidos planetoides, alrededor de un 95% fueron arrojados de la galaxia hacia el espacio que separa la Vía Láctea de la siguiente galaxia. Un porcentaje mucho menor se mantuvo ligado a Sagitario A*, destinado a circular de manera eterna alrededor del agujero que había destruido su 'estrella-madre'.


En 5 años los habitantes de la Tierra podrán ser testigos del nacimiento de un cuerpo celeste tras el choque de dos estrellas. El hecho ocurrió en el siglo III d.C. como resultado de la colisión de dis estrellas, identificadas bajo el código 'KIC 9832227', pero la luz producida tras su choque tardará en llegar a la Tierra unos 1.800 años.

La estrella 'recién nacida' será visible en el año 2022 en la constelación de Cygnus. El impacto luminoso puede ser tan fuerte, que la estrella puede convertirse en uno de los objetos más brillantes en el cielo nocturno por unos días.

El autor principal de la investigación, afirma que pronósticos de este tipo "nunca se han hecho antes". A su vez el investigador, una vez cumplido su augurio, será el primero en predecir  la colisión de estrellas antes de que su luz alcance la Tierra.

Un grupo de astrónomos de la NASA, ha detectado varios cometas 'suicidas' hundiéndose en la estrella joven HD 172555  situada a unos 95 años luz de la Tierra. El hallazgo fue posible gracias a las observaciones del telescopio espacial Hubble que detectó dos fenómenos por separado con un intervalo de seis días.

La estrella donde ocurrieron estos fenómenos se encuentra en la Asociación estelar de Beta Pictoris, que es el conjunto de estrellas jóvenes más cercano a la Tierra. La propia HD 172555 tiene  la antigüedad   de 23 millones de años y es considerada 'adolescente' en comparación con el Sol, que tiene 4.600 millones de años de edad.

El hallazgo permitirá saber más sobre el efecto que la caída de estos cometas pudo tener en las etapas tempranas de nuestro sistema solar y también en actualidad, ya que, precisamente, estos objetos espaciales tal vez transportaron agua a la Tierra y a otros planetas

Los astrónomos no vieron exactamente a los cometas cayendo de la órbita de la  estrella, sino que detectaron el movimiento rápido de gases de silicio y de carbono a una velocidad de 580.000 kilómetros por hora cerca del disco.

La explicación más probable es que los gases de formaron después de que unos objetos parecidos a cometas se fragmentaron al atravesar este disco, Sin embargo, sin más datos adicionales no se puede saber con certeza si de verdad se trata de cometas o de algún otro tipo de objeto, como asteroides.

Un equipo de científicos llegó a la conclusión de que las misteriosas ráfagas de radio de breve duración procedentes de la constelación Auriga tienen su fuente en una galaxia situada a cientos de millones de años luz de la Tierra.

"Aunque no conocemos el origen de esta señal de radio, este descubrimiento es un gran paso adelante en la investigación de las FRBs —ráfagas rápidas de radio—. Continuamos con la caza", declaró el astrónomo Heino Falcke, de la Universidad de Nijmegen, en Países Bajos.

Tras descubrir las FRBs en 2007, los astrónomos lograron demostrar que estas ráfagas podrían tener un origen intencional y artificial debido a su periodicidad irregular. Según un equipo de científicos liderado por Paul Scholz, de la Universidad de McGill (Canadá), la fuente de una de estas ráfagas es una galaxia elíptica situada a unos 6.000 millones de años luz de la Vía Láctea, así que llegaron a la conclusión de que, en este caso, las señales de radio pueden deberse a una fusión de dos estrellas de neutrones.

Sin embargo, posteriormente, se dieron cuenta de que las señales se repetían, algo que ha puesto en duda su teoría. Durante las observaciones astronómicas posteriores, los investigadores lograron captar 9 ráfagas de este tipo que provenían de una sola fuente, ubicada en la constelación Auriga. Según los astrónomos, se trata de una galaxia enana, situada a unos 140 millones de años de luz de la Tierra. Las características inusuales de la señal de radio excluyen la posibilidad de que pudiera formarse dentro de la Vía Láctea.

De acuerdo con los científicos, "las señales extraterrestres" no son consecuencia de la interacción entre una estrella de neutrones y un agujero negro supermasivo, por lo tanto, seguirán investigando este extraño fenómeno.