Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

 

 

  
Astronomía

Astronomía (463)

Viernes, 02 Septiembre 2016 08:32

Enorme asteroide pasó cerca de la Tierra

Escrito por

Un asteroide de aproximadamente 35 metros de diámetro, paso inusualmente cerca de la Tierra. A pesar del hecho de que se acercó a menos de un cuarto de la distancia entre la Tierra y la Luna, nadie sabía que existía hasta un día antes de su sobrevuelo relativamente cercano.

 

Uno de los cuestionamientos que quedan es ¿Cómo es que algo tan grande pasó sigilosamente junto a nosotros de esa manera?

Detectado por el Centro Minor Planet de la unión Astronómica Internacional (organización oficial en todo el mundo para colectar datos de observación de planetas menores, asteroides y cometas) el asteroide recién descubierto, llamado 2016 QA2, se hizo notorio el sábado 27 de agosto.

Después, hizo su aproximación más cercana a la Tierra el domingo 28 de agosto; se estima que mide entre 16 y 42 metros de largo y me metió dentro de 0.22 distancias lunares de la superficie de nuestro planeta ( una distancia lunar es 384.400 kilómetros)

Un asteroide o un cometa se clasifica como un objeto cercano a la Tierra si su máxima aproximación al Sol es de menos de 1.3 unidades astronómicas (UA), un UA equivale a 149,598,000 kilómetros.

 

Estas pequeñas rocas espaciales son las que representan más peligro para nosotros, porque simplemente son demasiado pequeñas para que nosotros las podamos detectar hasta que se acercan, pero son lo suficientemente grandes como para causar algún daño real si se impactan con la Tierra.

Jueves, 01 Septiembre 2016 08:54

¿Existe una quinta fuerza en el Universo? Tal parece que sí

Escrito por

Una revista especializada acaba de publicar una entrevista al físico matemático de la Universidad de California, Jonathan Feng, autor principal del estudio que podría revolucionar nuestra comprensión del Universo.

Fong explicó durante la entrevista que si esto fuera cierto sería algo completamente revolucionario; ya que durante décadas, hemos trabajado con cuatro fuerzas fundamentales: gravedad, electromagnetismo y las dos fuerzas nucleares: fuerte y débil. Pero si esto llega a confirmarse gracias a la realización de más experimentos, el descubrimiento de una quinta fuerza cambiaría por completo nuestra comprensión del Universo, y abriría las puertas a entender cómo las  fuerzas se unen en una sola y lo que es la materia oscura.

El experimento  no logró confirmar si se trataba de una nueva fuerza o de una partícula de materia, pero el equipo de investigadores concluyó que podría tratarse de la evidencia de una quinta fuerza fundamental asociada a la Materia Oscura.

El descubrimiento podría inspirar diferentes líneas de estudio, pero una hipótesis en particular cautiva al  físico y matemático: "esta quinta fuerza potencial podría ayudar a demostrar que todas las fuerzas conocidas no son más que manifestaciones de una fuerza más grande, una única fuerza fundamental".

 

 

 

Una fuerte señal procedente de la zona en donde se encuentra la estrella HD 164595, un astro similar a nuestro Sol ubicado en la constelación de Hércules, tiene a los astrónomos desconcertados. HD 164595 se encuentra a 95 años luz de la Tierra y tiene una edad estimada de 6300 millones de años.

La mayoría de los científicos sugieren que es probable el origen de esta emisión sea fruto de un fenómeno natural conocido como 'microlente', en el que la gravedad de una estrella se incrementa y envía señales de otra procedencia.

Sin embargo, algunos expertos han solicitado al centro de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI) que realice un seguimiento más cercano para confirmar la procedencia de la emisión mediante la Matriz de Telescopios Allen y el Observatorio Óptico de Boquete, en Panamá.

 

El 15 de mayo del 2005 el radiotelescopio ruso RATAN-600 ubicado en Zelenchúkskaya (al norte de Rusia) detectó por primera vez la señal 'extraterrestre' aunque nadie está diciendo que sea obra de una civilización extraterrestre, el asunto es digno de más estudio. 

El astrónomo Seth Shostak del SETI, apunta que la señal podría estar causada por fuentes naturales o incluso por alguna interferencia terrestre. 

La sonda espacial Juno ejecutó exitosamente su sobrevuelo de Júpiter, el primero de los 36 planeados para la misión. La hora del encuentro con el gigante gaseoso fue 6:44 a.m. PDT, cuando Juno se acercó a 4.200 kilómetros de las nubes de Júpiter, a una velocidad de 208,000 km por hora. 

-Las primeras telemetrías indican que todo funcionó como estaba planeado y que Juno ha encendido todos sus cilindros- dijo Rick Nybakken, gerente del proyecto en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

Los datos recibidos hasta el momento resultan intrigantes, y tomará varios días para que los científicos descarguen los datos recolectados durante el sobrevuelo se descarguen, y otros más  para que comprendamos lo que Juno nos está revelando sobre Júpiter.

Como declararon los expertos de la NASA, la información tardará un tiempo en llegar al público, se espera que algunas imágenes de la JunoCam sean dadas a conocer en las próximas dos semanas. 

En torno a la estrella más cercana a nuestro sistema solar, Próxima Centauri, se ha descubierto un planeta de dimensiones similares a la Tierra y que se encuentra a una distancia adecuada de su sol como para permitir la presencia de agua en su superficie y albergar vida

El descubrimiento,  hace realidad los sueños de los amantes de la ciencia ficción , ya que el planeta representa un mundo potencialmente habitable por la humanidad y se encuentra lo suficientemente cerca como para enviar a él la primera nave interestelar tripulada. No en vano, el planeta se encuentra a 1,3 pársecs de la Tierra y se necesitarían 20 años para alcanzarlo si se viajara a una velocidad de un 20% la velocidad de la luz.

El nuevo planeta descubierto cerca de Próxima Centauri, ubicada a 4,2 años luz de nuestro sistema solar, tiene una masa al menos 1,3 veces mayor que la terráquea y completa una órbita completa alrededor de su estrella en 11,2 días.

La confirmación del descubrimiento de este planeta, que aún no tiene nombre y que ha sido catalogado como exoplaneta, era esperada para este miércoles por las Autoridades del Observatorio Europeo del Sur (ESO, por sus siglas en inglés), que ya habían afirmado que nunca antes los científicos habían descubierto una 'segunda Tierra' que estuviera tan cerca.

 

 

Enana roja Próxima Centauri captada por el telescopio espacial Hubble 

 

Los investigadores tiene depositadas grandes esperanzas este planeta, sobre todo si se pudiera viajar hasta él para establecer un asentamiento o telescopios de observación, lo que abriría inmensas posibilidades y perspectivas para la investigación espacial o de cara a futuras expediciones espaciales interestelares.

El próximo 8 de septiembre la NASA lanzará la misión OSIRIS-REx, su objetivo, investigar el asteroide Bennu, que tiene una posibilidad de impactar y destruir a la Tierra dentro de 120 años.

"Es el comienzo de un viaje de 7 años para traer muestras originales del asteroide Bennu. El equipo ha construido una nave espacial increíble, y estamos bien equipados para investigar el asteroide y volver con nuestro tesoro científico" afirmó el investigador líder de la investigación, Dante Laurretta.

Las investigaciones que se llevarán acabo en esta misión, podría tener precursores moleculares para originar vida y, además, el conocimiento sobre su estructura y propiedades físicas y químicas les permitirá a los expertos ayudar a mitigar el impacto del asteroide.

Se calcula que la nave alcanzará a Bennu en agosto de 2018 para reunir material se su superficie y regresará en septiembre de 2023.El viaje de OSIRIS-REx implicará que la nave orbite durante un año alrededor del Sol y utilice el campo gravitacional del planeta para impulsarse hacia el asteroide. 

Miércoles, 24 Agosto 2016 10:46

El Curiosity muestra imágenes de Marte en 360º

Escrito por

Llanuras y colinas erosionadas forman parte de la última panorámica en 360º tomada por el rover Curiosity de la NASA en Marte.

El rover empleó su cámara principal para poder capturar docenas de imágenes del paraje conocido como Murrat Buttes, que forman esta escena el 5 de agosto del 2016, cuatro años después del aterrizaje de Curiosity en el interior del cráter Gale. 

La oscura mesa de cima plana se ve a  la izquierda del brazo del robot tiene unos 15 metros de altura y, en la parte superior, alcanza unos 60 metros de ancho.  

 

                                             

 

Las motas y las mesas están coronadas por rocas que son relativamente resistente a la erosión eólica. Esto ayuda a preservar los restos de una superficie lisa monumental que antiguamente cubría la capa subyacente por la que el rover ahora está conduciendo.

Al principio de su misión en Marte, Curiosity cumplió con su meta principal cuando constató y examinó un entorno habitable antiguo. En la misión extendida, el rover está examinando sucesivamente capas más jóvenes, a medida que sube por la parte inferior del Monte Sharp.

El objetivo clave es aprender como condiciones propias de un lago de agua dulce, que pudieron ser favorables para los microbios hace miles de millones de años si Marte albergó alguna vez la vida, evolucionó a condiciones más duras y áridas mucho menos adecuadas para sustentar la vida. La misión también está monitorizando el medio ambiente moderno de Marte

 

 

 

Miércoles, 24 Agosto 2016 08:34

Más datos de como poder encontrar vida en otros planetas

Escrito por

Durante décadas, los científicos han considerado que el factor clave para determinar si un planeta puede albergar vida es la distancia a su estrella. Esa distancia es lo que los investigadores llaman la «zona habitable». En un mundo así, no hará demasiado calor ni demasiado frío, aumentando las posibilidades de que exista agua sobre su superficie.

Pero investigadores de la Universidad de Yale creen que hay otro factor igual de importante que hasta ahora no ha sido tenido en cuenta. El simple hecho de encontrarse en la zona habitable no es suficiente para que un planeta mantenga la vida. Además, ese mundo debe formarse con una temperatura interna correcta. 

Los investigadores de Yale no están de acuerdo y  explican el porqué. «Si reúne todo tipo de datos científicos sobre cómo la Tierra ha evolucionado en los últimos mil millones de años y trata de darles sentido, verá que la convección del manto es indiferente de la temperatura interna», dice Jun Korenaga, autor de del estudio y profesor de geología y geofísica en Yale. Korenaga presenta un marco teórico general que explica el grado de autorregulación previsto para la convección del manto y sugiere que la autorregulación es poco probable en planetas similares a la Tierra.

«La falta del mecanismo autorregulador tiene enormes implicaciones para la habitabilidad planetaria» «Los estudios sobre la formación planetaria sugieren que planetas como la Tierra se forman por múltiples impactos gigantes, y el resultado de este proceso altamente aleatorio es muy diverso».

Tal diversidad de tamaño y temperatura interna no obstaculizaría la evolución planetaria si hubiera autorregulación de la convección del manto, dice Korenaga. «Lo que damos por sentado en la Tierra, como océanos y continentes, no existiría si la temperatura interna del planeta no hubiera estado en un cierto rango, y esto significa que el comienzo de la historia de la Tierra no pudo ser demasiado caliente o demasiado frío».

La NASA ha restablecido el contacto con uno de los dos observatorios solares Stereo después de 22 meses sin tener noticias de la nave. El corte de comunicaciones se produjo el 1 de octubre de 2014 durante una prueba técnica.

Stereo-B es una de las dos naves gemelas de la misión Solar Terrestrial Relations Observatory. Las sondas fueron enviadas hacia nuestra estrella en octubre de 2006, siguiendo direcciones diametralmente opuestas. Su objetivo era obtener la primera imagen estereoscópica y completa del Sol, observado al mismo tiempo desde distintos ángulos. Cuatro años después las naves se encontraron en el lado opuesto de la órbita de la Tierra, cumpliendo su ambicioso objetivo.

Las dos sondas, seguidas por el Centro de Vuelos Espaciales Goddard, en Maryland (EE.UU.), han facilitado una valiosa información sobre cómo el flujo de energía solar afecta a nuestro planeta.

 

Las comunicaciones con Stereo-B se perdieron durante una prueba técnica en 2014, cuando la línea visual de la nave hacia la Tierra y por consiguiente toda la comunicación quedó bloqueada por el Sol.

Tras 22 meses de silencio, la Red de Espacio Profundo de la NASA, que se comunica con las misiones diseminadas por el espacio, estableció conexión el 21 de agosto. La señal de enlace fue supervisada durante varias horas.

Según informa la NASA, el equipo planea nuevos procesos de recuperación para evaluar el estado de la nave y de todos los subsistemas e instrumentos.

El  planeta GJ 1132b ha intrigado a los astrónomos desde que se descubrió el año pasado. Situado a solo 39 años luz de la Tierra, ahora los científicos aseguran que su atmósfera podría contener oxígeno, aunque no podría albergar vida. Una de las razones sería su temperatura, que supera los 230ºC, además de que esta capa que cubre el planeta es “delgada y tenue”.

Una astrónoma de Harvard y autora principal del trabajo, Laura Schaefer, examinó junto a su equipo qué pasaría con GJ 1132b tuviera un ambiente lleno de vapor de agua. Este mundo, que orbita muy cerca de su estrella está inundado de luz ultravioleta (UV). Este tipo de luz rompe las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno, los cuales se puede perder en el espacio. Sin embargo, ya que el hidrógeno es más ligero, se escapa más fácilmente, mientras que el oxígeno permanece detrás.

Puesto que el vapor de agua es un gas de efecto invernadero, el planeta lo sufriría de manera muy fuerte, lo que amplifica el calor ya intenso de su estrella. Como resultado, su superficie podría permanecer fundida durante millones de años en un ‘océano de magma’.

Los autores de este trabajo, apuntan que este mar podría interactuar con la atmósfera, absorbiendo parte del oxígeno, pero sólo alrededor de una décima parte, de acuerdo con el modelo creado por Schaefer y sus colegas. La mayor parte del 90% del oxígeno sobrante se moverá en corrientes hacia el espacio, aunque algunos podrían persistir, según la investigadora.