Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

 

 

  

La NASA dio a conocer las imágenes reales y en movimiento de la estrella de este sistema, Trappist-1, gracias a su telescopio espacial KeplerLa animación muestra la cantidad de luz detectada por cada píxel en una pequeña sección de la cámara a bordo del telescopio espacial Kepler.

La luz de Trappist-1, una estrella tenue y fría, de las denominadas enanas rojas, es el punto más claro en el centro de la imagen. Para Kepler, en cambio, no fueron directamente visibles los siete planetas del tamaño de la Tierra que orbitan en torno a ella, pero logró captar  las pequeñas oscilaciones en el brillo de la estrella cuando sus planetas se cruzan con la visión del telescopio, provocando oscilaciones en su intensidad. 

Los planetas en tránsito, cuando se cruzan entre la estrella y el observador bloquean una pequeña fracción de la luz estelar que produce minúsculas distorsiones en el brillo de su estrella.

Al tratarse de un sistema solar mucho más compacto que el nuestro, los planetas de Trappist-1 cruzan muy a menudo por delante de su estrella, proporcionando muchas lecturas a los astrónomos.

Un planeta del tamaño de la Tierra que pasa delante de una pequeña estrella enana ultrafría como Trappist-1 reduce menos de un 1% su brillo.

La NASA, además, ha puesto los datos en bruto a disposición de científicos y astrónomos aficionados para que puedan trabajar con ellos

 

 

 

Publicado en Astronomía

Científicos de la Universidad Estatal de San Diego, California, EE.UU. han descubierto el mayor planeta conocido hasta la fecha, el Kepler-1647b, indica la NASA. Se encuentra a 3.700 años luz de distancia en la constelación de Cygnus;  orbita alrededor de dos estrellas.

Pese a que se encuentra a una buena distancia con respecto a sus estrellas, ni muy cerca ni muy lejos, para que exista la posibilidad de albergar vida, el planeta es de naturaleza gaseosa al igual que Júpiter, por lo que las condiciones no son completamente propicias.

 

 

Aquellos planetas que en lugar de girar alrededor de una única estrella (como es el caso de la Tierra) se mueven alrededor de dos son denominados 'planetas circumbinarios'. El científico William Welsh, coautor del estudio, indicó que "encontrar planetas circumbinarios es mucho más difícil que encontrar planetas orbitando alrededor de estrellas únicas".

Asimismo destacó que en los sistemas circumbinarios los tránsitos (fenómeno durante el cual un astro pasa por delante de otro mayor) no son tan regulares y pueden variar en duración e inclusive en profundidad.

El planeta tiene aproximadamente 4.400 millones de años, casi la misma edad que la Tierra. Los expertos estiman que tiene una de las órbitas más largas registradas en un planeta en tránsito circumbinario (tarda 1.107 días en completar una órbita alrededor de sus estrellas) y una masa y un radio casi idéntico al de Júpiter.

 

Publicado en Astronomía

La NASA ha dado un salto hacia adelante en la búsqueda de vida en otros planetas tras el mayor hallazgo jamás realizado por la agencia espacial estadounidense.El telescopio espacial Kepler ha posibilitado la identificación de 1.284 nuevos planetas fuera del sistema solar, cuyo número, el mayor hasta ahora, duplica el número de planetas existentes más allá del sistema solar.

“Esto nos da nuevas esperanzas de que ahí fuera, en alguna parte, alrededor de un sol parecido al nuestro, podamos descubrir una nueva Tierra”, explica Ellen Stofan de la NASA.

La NASA informa que de los más de 1.000 planetas nuevos, 550 de ellos podrían ser rocosos, como la Tierra y 9 de ellos orbitan en zonas habitables de sus respectivas estrellas, por lo que podrían albergar vida.

 Con los datos de Kepler, que incluían un catálogo de 4.305 mundos potenciales, los astrónomos determinaron que 1.284 de ellos tienen más de 99% de probabilidades de ser realmente planetas, esto es, un porcentaje que confirma su existencia. Además, 1.327 mundos más podrían también ser planetas, pero no es posible confirmarlo ya que no alcanzan ese mínimo requerido para decir que se trata de planetas reales. Los 707 mundos restantes podrían representar otro tipo de objetos astrofísicos que requieren de más investigación.

Kepler, el cazador de planetas  que lanzado en 2009, es de nuevo el protagonista de este descubrimiento. Gracias a Kepler y a la comunidad de investigadores, ahora sabemos que podría haber más planetas que estrellas. 

 

Kepler

 

 

Publicado en Astronomía

Después de causar un pánico de menor importancia cuando entró en modo de emergencia hace dos semanas, el telescopio espacial Kepler ha vuelto a hacer ciencia. Después del peligro, continua la búsqueda de planetas fuera de nuestro sistema solar.

Kepler es la máquina  caza exoplanetas  más productiva que  han construido, pero también tiene una historia de descomponerse. En 2012, una de las cuatro ruedas de reacción de estabilización de la nave se rompió. Al principio, esto no parece ser un problema, pero cuando una segunda rueda se rompió en 2013, Kepler comenzó a girar fuera de control. Eso terminó la misión principal de la nave espacial, de la búsqueda de eventos planetarios de tránsito en una región fija, distante del espacio.

Pero un año después, los astrónomos descubrió una forma de reutilizar el telescopio para hacer todo tipo de otra ciencia, desde la caza de planetas a la astrofísica. Y así nació la misión K2.

La NASA todavía está tratando de averiguar por qué Kepler largó. Por ahora, vamos a ser feliz el telescopio está de nuevo en funcionamiento, que es bastante raro que una nave espacial para obtener esta cantidad de segundas vidas.

Publicado en Astronomía

La nave Kleper es el telescopio encargado de buscar lugares habitables en el espacio, pero ahora entró en modo de emergencia a 120 millones de kilómetros de la Tierra, dejando a los ingenieros desconcertados.

Los ingenieros de la misión descubrieron que Kepler estaba en peligro durante un contacto programado. Cuando se activa el modo de emergencia, Kepler consume más energía, por lo que recuperarla se vuelve la prioridad número 1.


Arreglar a Kepler es un reto por la distancia a la que se encuentra. Las señales que emite no viajan instantáneamente, lo que hace que las comunicaciones con el comando en tierra sean lentas.

Desde que la NASA lanzó el telescopio Kepler en 2009, ha estado bastante ocupada.

Su meta es explorar la Vía Láctea para determinar cuántas estrellas en nuestra galaxia tienen planetas habitables.

Publicado en Actualidad

El cazador de planetas de la NASA, el telescopio espacial Kepler, ha captado por primera vez en longitudes de onda óptica o en luz visible el destello brillante de la onda de choque, lo que los astrónomos denominan "ruptura de choque" de una supernova.

Un equipo científico internacional dirigido por un  profesor de astrofísica en la Universidad de Notre Dame, en el Estado de Indiana, analizó la luz captada por Kepler cada 30 minutos durante un período de tres años en 500 galaxias distantes, buscando unos 50 billones de estrellas. Los científicos intentaban hallar de esa forma signos de explosiones estelares conocidas como supernovas.

En 2011 dos de estas estrellas masivas, llamadas rojas supergigantes, explotaron mientras eran observadas por Kepler. El el destello brillante de la onda de choque dura solo unos 20 minutos, razón por la que su control siempre ha supuesto un reto para los astrónomos.

 

Aquí el video del momento de la explosión:

 

 

 

Publicado en Astronomía