Por primera vez los expertos señalan que el tamaño del hoyo en la capa de Ozono ha disminuido.

 

-Los niveles de Cloro que destruye la capa de Ozono dimsinuyeron.

-Un satélite de la NASA realizó mediciones directas que significan la buena noticia.

-Tuvo efecto el protocolo de Montreal para erradicar el uso de spary con clorofluorocarbonos.

 

El 4 de Enero de 2018 en la Revista Geophysical Research Letter se dió a conocer que por primera vez los científicos han demostrado a través de observaciones directas del agujero de ozono en el Polo Sur que los niveles de cloro destructor del ozono están disminuyendo, lo que reduce el agotamiento de la capa de ozono.

Las mediciones muestran que la disminución del cloro, resultante de una prohibición internacional de productos químicos que contienen cloro, llamados clorofluorocarbonos (CFC), ha resultado en un 20 por ciento menos de agotamiento de la capa de ozono durante el invierno antártico que en 2005, el primer año. que las mediciones de cloro y ozono durante el invierno antártico fueron hechas por el satélite Aura de la NASA.

Los CFC son compuestos químicos de larga vida que eventualmente se elevan a la estratosfera, donde son separados por la radiación ultravioleta del Sol, liberando átomos de cloro que destruyen las moléculas de ozono. El ozono estratosférico protege la vida en el planeta mediante la absorción de la radiación ultravioleta potencialmente dañina que puede causar cáncer de piel y cataratas, suprimir el sistema inmunológico y dañar la vida de las plantas.

Dos años después del descubrimiento del agujero de la capa de ozono en la Antártida en 1985, las naciones del mundo firmaron el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono, que regulaba los compuestos que agotan la capa de ozono. Enmiendas posteriores al Protocolo de Montreal eliminaron completamente la producción de CFC.

El cambio en los niveles de ozono sobre la Antártida desde el comienzo hasta el final del invierno austral, desde principios de julio hasta mediados de septiembre, se calculó a diario a partir de las mediciones de la MLS cada año entre 2005 y 2016. “Durante este período, las temperaturas antárticas son siempre muy bajas , por lo que la tasa de destrucción de ozono depende principalmente de la cantidad de cloro que haya “, dijo Strahan. “Esto es cuando queremos medir la pérdida de ozono”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *